El federalismo es pecado

Después de la Segunda Guerra estaba Sacha Guitry en su casa de París y le anunció su mayordomo: - Mesieur hay gente en la puerta - ¿Quiénes son? - La Revolución, señor - Alors, fai-les entrer (que pasen) Venían a por él por considerarle colaboracionista con los alemanes. En otra ocasión en París en el […]