Turismofobia

La elección de la alcaldesa Colau, cuya carrera consistió en parar desahucios –acción muy meritoria- dio vía libre a un pensamiento infantiloide “antisistema” sin tener otro sistema para remplazar el que se quiere destruir.

Porque si no quieres turistas ¿qué piensas hacer para sustituir los ingresos por turismo? Si alguno de estos héroes de la alcaldesa hubiese estudiado economía, incluso ella misma podría haberlo hecho, pues sabrían que la industria textil, base de la riqueza catalana y barcelonesa, es una actividad propia del principio
del desarrollo económico y que cuando éste prospera, el textil se va a países con salarios más bajos.

Barcelona y Cataluña tuvieron la suerte de conseguir turismo a cambio de textil y de ella ha vivido desde los noventa que la olimpiada disparó al turismo urbano. Pues no, esa infame turba de niños malcriados no saben de economía, pretenden que los turistas visiten Nou Barri en vez del gótico y se suben la adrenalina atacando un autobús turístico disfrazados de terroristas de estar por casa.

Todo es tan ridículo que resulta redundante comentarlo, pero hay una pregunta ¿Por qué Colau con 11 concejales manda sobre 37 concejales del Ayuntamiento de Barcelona? Una vez más, los socialistas se alían y gobiernan sin haber sido votados mayoritariamente. Maragall nunca derrotó al candidato convergente, pero gobernó con Esquerra y los comunistas ¿Con quién gobierna Colau? Quousque tándem…?