La idiocia

La pregunta recurrente que recorre Estados Unidos es ¿cómo es posible que la mitad de América quiera votar a Trump?¿Cómo hemos llegado a esto?. Pues con medio siglo de televisión.
Lo dijo el maestro Dalí: “La televisión es el instrumento de cretinización más efectivo del siglo XX” ¿Acaso no ven Uds “Salvame” de no sé qué color o “Gran Hermano” o cualquiera de esos horrores inventados por holandeses peseteros - una redundancia - y copiados al pie de la letra por las teles de Madrid?¿Cómo no van acabar idiotizando a la gente?.

Por lo visto ese es el objetivo de La Trinca o Mediapro o quién sea: ganar dinero y si se idiotiza la gente, ¡qué más da!.

Añadir a eso que en los colegios ya no se leen libros, que los niños y adolescentes están colgados de Facebook, Twitter y demás ramplonerías donde el usuario no gana en criterio ni en inteligencia (que es la capacidad de relacionar), sino que lo que consigue es pasar el rato y saber de qué color lleva los jeans Pepita.

América es un país tan desequilibrado en las rentas que eso se proyecta a la educación. Harvard y Yale son maravillosas academias platónicas, pero lo demás es como la guerra de Gila.

Educar no es dar información, sino estructura y criterio para usarla. Dar capacidad de juicio y de argumentar una crítica. Es obvio que ante Trump no se puede ejercer la capacidad crítica, porque él la desborda. Así que se lo creen y le compran su muralla azteca. Veremos a qué porcentaje llega la idiocia americana.