La civilización europea

“Sería una buena idea”, comentó sarcástico Ghandi cuando los ingleses le apaleaban con entusiasmo en la India. Para George Steiner la civilización europea son un conjunto de calles, sillas y mesas de cafés y panecillos vieneses, todo ello concentrado en la Mittel Europea.

Yo tengo mi definición propia, que también es un “feeling” como las anteriores. Para mí, la civilización que intentaba acotar Kenneth Clark en su serie de televisión es un atardecer en la terraza del Hotel Villa d’Este, sobre el lago de Como. Sobre todo cuando el maître alto y encorvado se acerca a tres señoras y les señala el cielo.

- Ah! mesdames, quel bel soirée...

Creo que en esa zona alpina entre Italia, Suiza, Francia y Austria se ha ido decantando lo mejor de Europa: su riqueza, su calidad, su calma, sus modales. Ahora ahí está la Mittel Europa de los años 20 del “Mundo de Ayer” de Stefan Zweig.

Gente de las diversas ciudades europeas acuden en verano a disfrutar unos días en esas montañas y hoteles. En esa especie de cursos de verano de civilidad europea se conservan los valores que dieron identidad a Europa, empezando por un guiso de “beuf mode en gelée” que tomaba Proust en verano en la Ritz y yo lo conseguí en el “relais” del hotel Plaza Athenee, ¿Cuánto durará esta civilización europea?, depende de nosotros.