La fisiología del gusto

Para poner orden, vana pretensión, en el terrible desbarajuste gastronómico que me rodea, abrí la Fisiología del Gusto de Brillat Savarin en una edición del siglo pasado ilustrada por Bertall que conseguí hace tiempo en Burdeos y a la cual no había conseguido todavía incarle el diente. A Brillat Sabarín lo pone tibio Baudelaire llamándole […]