El Tour de los robots

Desde niño, el los años 50 sigo el Tour de Francia: primero por la radio, había que echarle mucha imaginación, y luego por televisión. Eran hazañas épicas las de Bahamontes, coronando en solitario los puertos y esperando el pelotón para no bajar solo y comprándose un helado mientras tanto. Eran corredores elegantes, guapos - no […]