La CUP ¡Qué divertido!

¿Cómo es posible que los inocentes de Esquerra y Convergencia no se hayan dado cuenta aún de lo que es la CUP? ¿Cómo se puede ser tan cándido y tan ignorante? ¿Por qué no buscan en la Enciclopedia Catalana la palabra Lerroux?

¿Cómo no ven que la CUP es un Caballo de Troya enviado por el centralismo de Madrid para destruir el “Proceso” desde dentro?¿Cómo son tan tontos que siguen tratando con ellos y ahora se dejan perpetuar un jaque mate con los presupuestos?

Pero si no hay más que ver con que satisfacción el hombre de Rajoy en Cataluña, el gran Albiol decretaba el independentismo muerte y enterrado la última jugada del CUP.

Me dirán ustedes en qué me baso para sostener esta hipótesis desde mi casa y con solo leer los periódicos. En dos cosas: “quid prodest” y que el señor Baños fue el último director de Ajoblanco.

Permítanme recordarles que yo colaboré en el Ajo desde el principio aportando las ideas de la Contracultura californiana que conocí en Barkeley entre 1968 y 1970. El tonto útil. Ahora veo a Baños y sus muchachos y recuerdo tantas cosas y entiendo algunas más.

Y no diré más, aunque el artículo me quede un poco corto.