¡Los nuevos al gallinero!

Que los viejos políticos son -algunos- corruptos, ya lo sabíamos, que fuesen quisquillosos y horteras como para quedarse ellos los mejores asientos y mandar a Podemos al gallinero nos coge desprevenidos, aunque leo la noticia de que la Pasionaria, Carrillo y Tierno se sentaron también ahí. ¡Vaya con la casta, qué apego a los sillones!. […]