Odisea especial

¡Qué ajetreo! En la política, la cultura, las fiestas, las muertes. El divino Bowie resumió mi
estado de ánimo ante el desastre de las relaciones Cataluña - España en aquella Space
Oddity en la que el comandante Trom salía de la nave y miraba hacia la Tierra.

- I am sitting in tin can far from the world (aquí estoy sentado en una lata de hojalata,
lejos del mundo)

Uno se va mentalmente muy lejos para que la refriega cotidiana no afecte su serenidad. Por
cierto, hablando con amigos de Madrid se deduce que imaginan una Barcelona enrarecida,
espesa, tensa, angustiosa. Nada de eso. La vida sigue su curso en las calles, los bares, las
tiendas, las casas y luego hay otra realidad surrealista en los periódicos, la radio, los noticieros
de TV y programas de debate.

Son dos realidades paralelas: se miran pero no penetra la una en la otra, ni la otra en la una.
Armonía en la diversidad, como el arco y la lira.

Y para aumentar la armonía sería bueno que Ciutadans y PSC explicaran a España por qué dos
millones de catalanes hablan de independencia. Repetir a Rajoy qué dice la ley no sirve de
nada. Ya los sabemos. Lo que se necesita ahora es tender puentes, explicar en España que
quiere Cataluña y pensar en modos de llegar a un acuerdo. Es la tercera vía y esa deben
llevarla Ciutadans y PSC como ya la lleva Podemos.

Entre el NO a todo del PP y el a por todas de Junts pel Si, hay la tercera vía: arreglar esto
pactando. Si tan mal les sabe a los españoles que Cataluña se quiera separar, ¿Por qué no
preguntan sobre las causas del malestar?