Bilis centralistas

La falta de entendimiento entre Madrid y Cataluña es de tal calibre que incluso los más inteligentes y con criterio de los que lo ven desde Madrid están desbarrando. Ya no son los columnistas de El Mundo, por no hablar de ABC o La Razón, son escritores como Fernando Savater o Javier Marías que cargan contra los que llevan el movimiento catalán, despreciándolos, insultándoles y considerándolos poco menos que bobos.

Fernando es el pensador más inteligente e informado de mi generación, Javier un novelista de éxito y un hombre de criterio, como demuestra en sus artículos del dominical, que lee con afición. Pero a la que se ponen a pensar que Cataluña se puede ir de España, ven rojo (“antes roja que rota”), se obnubilan, y no intentan ni preguntarse por qué más de un millón de personas salen cada año a expresar su disconformidad con el actual encaje de Cataluña en España. Ni se plantean o no pueden concebir que esas personas no quieren sentirse una colonia del estado imperial, que él pague y calle y cumpla la ley quizás es normal desde Madrid, pero no desde el que paga.

Yo, que no soy separatista, me molesto al leer las sandeces desconsideradas y con los datos falseados que se escriben en Madrid. Yo, que no soy independentista, me pregunto por qué les sabe tan mal en Madrid que los catalanes se quieran separar. ¿Será por lo mucho que los aman?

Así las cosas solo recuerdo tres personas que mantienen un tono abierto, ni imperialista, ni inquisitorial, y con los que me gustaría hablar: Anson, Bernaldo de Quirón y Margallo. Ahora, a Fernando Savater le seguiré queriendo siempre.