Nos vamos a divertir

Había un restaurante en Madrid donde te servían un revuelto de ajos y salía el cocinero a explicártelo por la Teoría de las Catástrofes de René Thom. En esa época tampoco podías acercarte a Salvador Dalí sin conocer la Teoría de los Estados Disipativos de Ilyan Prigogine, de modo que ahora soy el único capaz […]