El cuerpo femenino en el Met

Iba a escribir sobre el incestuoso espectáculo de los LePen, hija echando al padre del partido que éste creó por negar el holocausto, que hay que ser bruto para negar algo tan descomunal. Y por bruto ahora le toca a LePenn representar el papel del rey Lear, echado de su propio castillo.

Iba a escribir de Cameron y sus hipocresías para estar en Europa y no estar, porque la City lleva el 60 por ciento de sus negocios con Europa y quieren nuestro dinero pero no nuestra compañía, muy inglés.

Iba a escribir de Hermida aquel presentador de Tv histórico y tronado que pudo dar el pego en España porque nadie había viajado. Ahora lo veríamos como era: exagerado y nada “cool” para estar en televisión. Pero muy buena persona.

Pero se cruzó el cuerpo femenino en todo su esplendor, en forma de Rihanna, Beyoncé, Vergara López o Kardashian en la gala del Met y debo rendir tributo a esta exhibición de belleza y desinhibición, por medio de unas transparencias que dejaban los cuerpos como mapa mundi, con cinco continentes rodeados de mares transparentes.

Y a los griegos que se les daba mejor el cuerpo masculino, como luego a Miguel Angel y demás renacentistas, pero eso era la escultura: en el séptimo arte, el cuerpo femenino es el rey y con el tiempo las más bellas - que no las mejores actrices - han decidido mostrarlo casi todo.

A pocos les puede interesar que Meryl Streep o la de “Memorias de África” se destape, pero cómo se agradece ver a Jenifer López o Beyoncé. La sorprendente cultura actual trae estas sorpresas: ¿Qué puede significar esto? o más bien:¿Qué presagia?.