Chaves o la desfachatez

En estos momentos el problema de España no es Cataluña, es Andalucía. Un sistema inmoral de trampas, estafas, falsedades, paro y EREs que se perpetúa impávido por el voto interesado de las subvenciones. El Cacique ha sido sustituido por el PSOE y ¡viva la virgen!.

Estoy convencido que el estado bananero en que se ha convertido España lo trajo Felipe González y lo aclimató en Andalucía Juan Guerra y similares. Por lo mismo, no debe extrañar a nadie que Chaves diga que no sabía nada de la corrupción colosal que toleraba. También el maestro Felipe le había dicho al Sr. Iñaki (Gabilondo) que él se enteró de los Gal por la prensa.

Si un presidente dice que se entera por la prensa debe dimitir por inepto o por mentiroso. Vuelve a ser el caso de Chaves, un cínico que nos toma a todos los españoles por andaluces. Pues no, no estamos en el chollo, ni siquiera tenemos un AVE entre Barcelona y Valencia. Parece que sea una consigna de estado mantener a los valencianos apartados de los catalanes o viceversa.

Mi admirada jueza Alaya como una Agustina de Aragón ha perdido la mecha para disparar el cañón contra los corruptos que llenan folios y folios interminables. Ahora se necesita una generación del 98 para regenerar Andalucía y devolver el prestigio que tiene por los suelos. ¿Alguien puede creer que un país - o una región - puede funcionar con un 34 por ciento de parados y los inmigrantes cogiendo las aceitunas?