Panda de mediocres

Por lo menos a Rajoy le conocemos la cara, como a Rubalcaba, porque han sido políticos en activo durante años y se han trabajado su ascensión. Otra cosa son sus méritos y aptitudes, pero al menos tienen trayectoria.

El PSOE últimamente se ha dedicado a sacar de sus juventudes y banquillos de suplentes nuevos tipos como Zapatero, la Díaz o Sánchez (¿o es Pérez?) a los que nadie ha visto en lo más alto. El peligro de esa improvisación se vio con Zapatero, como se verá en la Díaz y me temo que con el apuesto Sánchez o Pérez.

Los socialistas nos sacan señores bien plantados con voz de locutor y que, como locutores que son, no saben lo que dicen, se limitan a leerlo con tono agradable y matices sonoros como los dobladores de películas o los vendedores de anuncio televisivo. Rubalcaba era feo pero inteligente y formado en política, lo cual lleva tiempo.

Los nuevos -dejemos a parte a Podemos, que son novísimos, los nueve novísimos de Castellet- como Rivera de Ciudadans, el comunista verde, verde en todos los sentidos de la palabra y demás brotes políticos dispares, son gente a la que no conocemos trayectoria. ¿Qué hacían antes de aparecer en el Congreso, a que dedicaban su tiempo libre?.

Rajoy estuvo bien por méritos propios y por comparación a esta tropa de novatos improvisados. A Rajoy le tenemos visto, aunque menos oído, y eso le da un peso del que carecen las caras nuevas. ¿De verdad no quedó nadie en el PSOE de los tiempos de Felipe?. ¡Pero si no todos fueron a la cárcel!