Decepcionantes similitudes

He estado presenciando por TV tertulias con presencia de diversos miembros de Podemos y he notado una alarmante coincidencia: no he logrado distinguir quién de los oponentes a Podemos era del PSOE y quién del PP, porque todos ellos se parecían entre sí en una cosa: en vez de argumentar, razonar y aportar datos, como los de Podemos, se dedican a decir un eslogan impreciso y demagógico y luego lo repiten a voz en grito, impidiendo que oigamos lo que dice el de Podemos.

Lo cual que oiga, como diría Umbral, unos patanes sin estudios frente a estudiosos universitarios. Si a mi a los 35 años me hubiesen llevado a la TV a hablar de estos temas habría hablado como los de Podemos. Estoy encantado de oír a profesores de universidad en vez de “políticos” sin otro aval que el voto forzado – por las listas cerradas – de los electores.

La marisabidilla abeja Maya del PP, si hubiese leído más, recordaría que Unamuno se sublevó ante la repelente paradoja ¡Viva la Muerte! Que gritó Millán Astray en el paraninfo de Salamanca. A mí se me han disparado las alarmas lógicas cuando he oído “Votar no es democrático”.

Claro, se trata de Cataluña, hacia donde los disparates provenientes de Madrid abundan de tal modo que van indignando a más gente y creando, sino independentistas, ciudadanos hartos del despotismo, la intransigencia y el “ordeno y mando” de Madrid como si Cataluña fuese una colonia de España.

Se parecen demasiado entre sí los viejos políticos del PSOE y del PP y la “casta” de Madrid al cardenal Cisneros y Felipe V. “Manca Finezza”.