La imposible Mesopotamia

El amateurismo que tanto nos fascina en los ingleses – Clive conquistando la India, Lawrence conduciendo a los árabes, Burton descubriendo las fuentes del Nilo – les lleva en ciertos casos al desastre más inapelables. Tal es el caso de Oriente Medio cuando cae el Imperio Otomano y hay que reorganizar los territorios coloniales turcos.

Una viajera aficionada, Gertrude Bell recorrió -¿Por casualidad?- aquellas zonas y adquirió tales conocimientos que, justo con Churchill y Laurence de Arabia, trazó las fronteras de Israel. Unas fronteras geométricas que ignoraron etnias y familias: a los Kurdos y a los Beduinos.

Unos territorios ocupados por tribus nómadas no pueden tener una democracia como el condado de Kent. Eso tan evidente fue ignorado por el voluntarismo amateur de los ingleses. Para no hablar de Israel y los palestinos que no cejan de causar víctimas inocentes.

Los nómadas del desierto se deben gobernar por familias, clanes y tribus, no por diputados en Westminster. Cuando vivan en ciudades y lean periódicos quizás deseen una democracia a la inglesa; entre tanto habría que pensar en términos realistas y no con el voluntarismo de una Ilustración que nunca tuvieron los musulmanes.

Hablando de Ilustración leo que la policía de Málaga le impone una medalla a la Virgen María Santísima. ¿En qué mundo viven?. Y el Papa declara que “Hallaré una solución para el celibato”: como se decía antes, que baje dios y lo vea.