Zapatero es calvinista

En la insondable incultura de J. L. R. Zapatero no cabe el más mínimo conocimiento de la tremenda discusión teológica -e incluso filosófica- que se dio en el siglo XVI sobre la predestinación y el libre albedrío. Un ignorante que pretendía aprender economía en dos tardes no sabe de lo que estamos hablando. Y por eso se permite afirmar sandeces como: “El derecho a decidir es antinatura. No está en ninguna constitución”.

Primero, Sr. Rodríguez, toda constitución es antinatura porque se promulgan para que la gente viva en sociedad, lo cual que -como explicó en su día Freud- requiere la represión de los instintos naturales renunciando a hacer lo que nos sale del cuerpo, o sea, natura, para que se pueda convivir en sociedad. Segundo: en la Declaración de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que es una constitución a nivel mundial, se reconoce el derecho a la autodeterminación.

Yo no soy separatista, solo quiero separarme de Andalucía que es el cáncer político de España, pero me irritan la cantidad de idioteces que se están discutiendo en torno a la cuestión catalana. Ahora salen diciendo en Mallorca que Cataluña no tiene nada que ver con Baleares. Acepto y comprendo que ahora mismo Baleares no quiera tener nada que ver con Cataluña, pero que nunca lo haya tenido es una paletada. Viajen un poco, vayan a Perpiñán y les enseñarán el Palacio de los Reyes de Mallorca. Y luego, estúdiense la historia que les han ocultado en el bachillerato español, para entender por qué en Perpiñán hay un Palacio de los Reyes de Mallorca.

Pero volvamos al impresentable Zapatero: el derecho a decidir se llama libre albedrío y es la principal característica que diferencia un ser humano de un animal -que decide por instintos y reflejos- y lo que diferencia a un ciudadano libre de un esclavo. Si eso para Zapatero es antinatura no entiendo por qué se dedicó a la política en un país democrático, ni entiendo que se crea demócrata él mismo. Claro, él no debe haber elaborado nunca el razonamiento que estoy siguiendo yo.

El libre albedrío -o derecho a decidir- es la finalidad de las sociedades libres y la esencia de la libertad individual. Lo otro es predestinación calvinista o pura tiranía. Señor Zapatero, léase la Historia de la Filosofía Occidental de Bertrand Russell, sin ir más lejos, y no diga más sandeces. Y luego, estudie la polémica de la predestinación. Pero quizás eso también sería antinatura.