Más imputados que indignados

Recuerdo una letra de zarzuela que cantaba en guasa José Fernández Montesinos: “Senén, Senén, si no quieres trabajar, que te den, que te den: anda y que te ondulen con la permanén”. Ahora el estribillo debería ser “anda y que te imputen por orden del juez”.

Aquí empieza a haber más imputados que indignados, que según Ansón, los jóvenes en vez de indignados están, en su mayoría, asqueados. Yo también, aunque no sea joven. Pero como no lo soy, sé muy bien de qué viene esta porquería actual. Del felipismo. Con el último Felipe naufragó la Transición en la república bananera que es ahora España. Con un presidente que se entera por el periódico de los crímenes en cal viva, con un presidente del Banco de España en la cárcel, la directora del BOE vendiendo el papel oficial para comprar abrigos de pieles a su amante y el jefe de la Guardia Civil ¡huido! ¿Dónde estaban los intelectuales que debían denunciar la derrota facinerosa del sistema? ¿Dónde estaban Marías, Muñoz Molina, Fradera et alia cuando Felipe toleraba todo esto? No chistaron. ¿Y cuándo a Pablo Sebastián le cerraron “El Independiente”? Ni pío, comiendo alpiste en jaula de oro.

En 1990 se pudrió la democracia española sin que los intelectuales protestaran, porque mandaba la izquierda, y la izquierda por definición siempre tiene razón, y el que diga lo contrario es un franquista y está en el “sindicato del crimen”, al que tuve el honor de pertenecer con Cela, Gala, Raúl del Pozo, Sebastián, Ansón, etc. Y la democracia española sigue podrida porque a Aznar, que estuvo a punto de limpiarla, le pusieron unas bombas muy oportunas y subió un locutor incompetente llamado Zapatero que aprendió economía en dos tardes y así nos fue.

Difícil enderezar esto si los intelectuales sólo ven los defectos de un partido y se niegan a ver los crímenes, robos y desmanes de otro. Ellos son los culpables de la corrupción actual, fíjense como denostan el caso Bárcenas y qué callados están con Griñán, Chaves y compañeros mártires. ¡Qué cara está saliendo la resaca de la espantosa Guerra Civil!