En borrador

¡Pues si llegan a ponerlo en limpio! nos llevamos el susto pre-campaña. Yo creí que el sistema haría algo así pero después del día de las elecciones. No han podido esperar, se ve que van apurados. Pero no es por ahí. De momento han emborronado el panorama político catalán y cuando despeje la tinta, veremos a quién beneficia y a quién perjudica. Que tampoco está claro.

El nacionalismo -catalán o español- es un sentimiento no una idea, los sentimientos son energía psíquica con carga emocional, las emociones se mueven con símbolos, no con ideas, ni con argumentos que son concatenación de ideas. El sentimiento se emborrona como se nubla la vista al aparecer la emoción. Combatir un sentimiento -el catalanismo- con un borrón es, quizás, lo más adecuado, pero es innoble, bajo, fullero.

Y es que en Madrid no entienden nada de Cataluña y no lo entienden por qué no lo quieren entender: “envuelta en sus harapos, desprecia cuanto ignora”. Cuando trabajé en Madrid en cargos culturales me extrañó que nadie, nunca, me preguntara nada sobre Cataluña. No es que ya lo sepan, es que creen que no les interesa. Y ese es un grave error.

En pocos días veremos quién tiene razón, pero yo me atrevería a suponer que el tirón del 11 de septiembre no es un fenómeno efímero causado por TV3 y unos cuantos autocares, sino un movimiento de las clases medias catalanas enfadadas no sólo por la crisis, sino por la incorregible centralidad del actual estado. Que se hiciese el AVE a Sevilla fue un insulto a la inteligencia y a la teoría económica espacial, pero que veinte años después de aquella burla no exista el AVE entre Valencia y Barcelona (pero sí entre Cuenca y Toledo) es intolerable y dan ganas de separarse. ¿Puede entrar esta idea en las cabezas jacobinas del gobierno y de la Renfe, que entienden la economía española como un sistema radial desde Madrid, cuando la economía española es un eje en el Mediterráneo?

He explicado la estructura espacial de la economía española en mi libro “Sistemas de Ciudades y Ordenación del Territorio”, Alianza 1978 y la naturaleza del nacionalismo por Teoría General de Sistemas en “Los Complejos de la Derecha” y “Entre Dos Guerras Civiles”, pero nadie lee, nadie escucha, nadie pregunta, a lo más que llegan sus burdas inteligencias sin estudios es a pequeños borradores. Son incapaces de ponerlos en limpio porque para eso hay que tener la cabeza y el corazón limpios.