El mudito caradura

El día que se inauguraban las nuevas rotativas de La Vanguardia en la Zona Franca de Barcelona, me encontré en la puerta con el director de ese periódico Josep Antich que estaba hablando con el ya President Montilla. Me presentó :

- Es Luis Racionero
- Ya, ya

Contestó el lacónico “mudito”.

Cuenta Francesc Marc Álvaro en su libro una entrevista esperpéntica que realizó al “mudito” por teléfono: silencio escalofriante al otro lado del hilo.

La pregunta, lógicamente, es ¿cómo se puede ser político sin hablar y, más aún, Molt Honorable President de la Generalitat sin decir esta boca es mía?. Hay que preguntárselo al electorado catalán del PSC que ha conseguido tal prodigio y despropósito, claro.

Pero si el personaje es mudo, o se lo hace, no es manco a la hora de lograr sueldos. Dice la leyenda urbana que su mujer gozaba de ocho sueldos entre la Diputación de Barcelona y otras entidades locales. Y no sabemos cuántos mantiene todavía. Para no quedar mal en casa, este ex – molt honorable ha decidido meterse en el senado por la puerta falsa, o sea, elegido por los diputados, que no por las urnas, y mantener la oficina que Pujol otorgó a los ex – molt honorables, incluido él mismo. Oficina con secretaria, chófer, guardaespaldas, etc…

¿Será que la reticencia favorece la caradura, que al no hablar los muditos políticos se creen que no les vemos, como los patos mudos o lis avestruces que meten la cabeza debajo del ala y creen que no se les ve? Que es lo que hizo Montilla al montar el tripartito para ser el molt honorable President de la Generalitat: escondió la cabeza bajo el ala de Izquierda Unida, aquí llamada Iniciativa per Catalunya, y de Esquerra Republicana, que son las dos alas izquierdas de la gallina de los huevos de oro que Carod Rovira y Benach desplumaron a conciencia, dejando las arcas vacías y obligando a los actuales recortes que, con el cinismo habitual de la izquierda despilfarradora, ahora critican.

Pero mientras tanto, el mudito ha hecho mutis por el foro y se va al senado a cobrar manteniendo una oficina en la Diagonal. ¿Hablar? ¿para qué? Este las mata callando.