Irán y el gran juego

Obama realizó unas desconcertantes declaraciones sobre Irán antes de ser presidente y ahora que van a salir de Afganistán, unos incontrolados atacan la embajada inglesa. Israel dice que no tolerará un poder atómico musulmán en la zona. Los iranís parece que tienen misiles y la bomba. Excelentes ingredientes para un cocktail explosivo. Dios, Allah y Jeová no lo quieran, pero me da mala espina esta algarada de Teherán.

De todo el petróleo de Oriente Medio el único que no está a la venta en USA es el de Irán por la intransigencia de los ayatollahs y sus políticos. Cuando el primer ministro Mushadeq se puso tonto parece ser que los ingleses lo derrocaron y pusieron al Sha. Eran otros tiempos, pero el petróleo sigue siendo la clave.

Y quizás el Gran Juego. Este término que surge en la novela de Kipling “Kim” ( de la India ) significa el “torneo de sombras” entre Rusia e Inglaterra por el dominio de Asia Central. Los ingleses temían que si los rusos ocupaban los territorios al norte de Tíbet y Afganistán, la India podía acabar siendo invadida. Y la India era la joya de la corona del Imperio Británico.

Entonces, a finales del siglo XIX, enviaron a Lassa al coronel Francis Younghusband, cuya biografía acaba de publicar Penguin, donde el autor Patrick French le describe como militar, explorador, místico, gurú y espía. Estupendas credenciales para disputar un “torneo de sombras”, como también se llamó al Gran Juego. Younghusband fue el último aventurero imperial: invadió Tíbet en 1904, descubrió una nueva ruta entre China y la India, organizó la primera expedición al Everest e intentó fundar una nueva religión mundial.

Todo esto suena a fantasías románticas del diecinueve, pero, la guerra de Afganistán ¿ha sido parte del Gran Juego, que no cesa? Una guerra con Irán ¿no está exactamente en el mismo sitio? Con la rotura del imperio ruso y soviético se hubiera dicho que el Gran Juego estaba terminado, sobre todo cuando Gran Bretaña pierde la India porque se independiza.

¿Qué tiene esa zona del mundo que no para de generar conflictos?: petróleo y tres dioses diferentes.