La burla del AVE manchego

¿Cómo quieren ustedes que no haya separatismo si el gobierno central madrileño se gasta una millonada para conectar vía AVE Albacete con Cuenca y Toledo, mientras que Valencia y Barcelona no tienen AVE que los comunique? Incluso a mí me dan ganas de volverme independentista ante tamaña cacicada, estúpida, por lo demás.

Puedo hablar con conocimiento de causa porque soy de los pocos economistas españoles con un máster en Economía Espacial por U.C. Berkley, publiqué en 1977 -¡hace la friolera de 35 años!- “Sistemas de Ciudades y Ordenación del Territorio” que aún edita Alianza Universidad, libro en que defino los ejes de la actividad económica española en el espacio y, como no podía ser de otro modo, señalaba ya entonces el eje mediterráneo como el gran corredor económico español: por la exportación de verduras primerizas de Alemania, Murcia y Valencia y por las grandes concentraciones industriales de Valencia y Barcelona.

A ver si se enteran de una vez en Madrid que quien está tirando del carro –o digámoslo para que lo entiendan los de RENFE- las locomotoras de la economía española son Valencia y Barcelona. Que son, junto con el fuerte polo industrial de Madrid, quienes nos sacarán de la crisis, merced a su esfuerzo exportador.

Ahora resulta que el AVE Albacete-Cuenca-Toledo llevaba ¡9 pasajeros al día! ¡Seis trenes al día para sólo 9 pasajeros! Y los de Barcelona nos hemos de chupar más de tres horas de Talgo, cuando lo hay –un par de veces al día para ir a Valencia y viceversa. Idiotas. No se puede ser más necio y tirarse piedras al propio tejado que estos incompetentes de RENFE y los ministros que se lo toleran.

Cuando el cacique Felipe decidió la estupidez de trazar el primer AVE entre Madrid y Sevilla, le critiqué en El Independiente, preguntando si el tren era para unir Madrid con África o para que las duquesas tomaran el aperitivo en Madrid. Me valió la inquina socialista y ser borrado de toda conferencia en las instituciones controladas por el PSOE… Al Independiente también lo anularon.

Quien haya estudiado un mínimo de economía española y de localización industrial –con Allan Predd por ejemplo- sabe que un AVE no genera localizaciones industriales en zonas subdesarrolladas como Andalucía, sino que un AVE sirve para que los ejecutivos de empresas ya existentes en zonas desarrolladas se comuniquen entre sí, como tenían que hacer Madrid y Barcelona por el puente aéreo. El AVE no causa desarrollo industrial, es su efecto, lo refuerza y mantiene, pero no lo genera. Era evidente que el Gobierno debía unir Barcelona con Madrid. Ahora, la ausencia de AVE con Valencia clama al cielo. Y lo de ponerlo en La Mancha –de donde yo, por cierto, provengo por vía paterna- es como para hacerse independentista.