La Maharani guerrera se inmola

Cual anacrónica maharaní, Carme Chacón se ha inmolado voluntaria en la pira funeraria de Zapatero para que no haya primarias y Rubalcaba no se canse. Decía Thackeray en su “Libro de los Snobs”: “Hoy día las maharanís de la India ya no se lanzan a las llamas de la pira funeraria de sus maridos. Solo lo hacen unas pocas por esnobismo”. ¿Por qué lo habrá hecho la Chacón? Pues muy fácil, para que suene su nombre como candidata a presidenta del país, cosa impensable hace unos meses y que ahora no parece raro en medio del desbarajuste que vive el PSOE. Si Pajín puede ser ministra, ¿qué no puede llegar a ser Chacón? Hasta papisa, si se lo propusiera.

Pero todo esto son tormentas en vaso de agua, mover sillas en la cubierta del Titanic, que es el PSOE, lo importante es la reforma de los contratos laborales y ahí ese “murri” irresponsable, cínico e hipócrita que es Zapatero está demorando la reforma que se comprometió realizar. ¿Para qué?, a él bien España le importa un comino y además no sabe nada de economía, de modo que es incapaz de entender la gravedad del asunto. Felicito efusivamente a quienes votaron a semejante incompetente y en especial a Maragall que nos dejó las tres gracias de la política catalana y española, a saber, Zapatero, el Tripartit y el Estatut. Pasará a la historia.

El ascenso de ZP que subió con unas primarias que ganó a Bono merced al PSC y a los oficios de corre ve y dile de la Chacón, recogiendo votos como una violetera zapateril y musa de Rubalcaba, se le ha olvidado al voluble presidente que designa a Rubalcaba a dedo para que le deje quedar en Moncloa no se sabe a qué hacer. Mientras, la otra se pone el sari y se inmola en la pira funeraria monclovita entre sombras góticas y llamas circunflejas.

Pero todo eso no vale nada. Lo crucial ahora, repito, es la reforma laboral porque es lo único que puede sacarnos de este paro al que los gobiernos socialistas nos llevan con reiterada asiduidad. Ellos solo saben gastar y lo llaman políticas sociales, pero acaban arruinando a los trabajadores y lanzándolos al paro. Los jóvenes ya vuelven a emigrar a Alemania como en tiempos de Franco, solo que ahora ya estamos desarrollados y su sacrificio se antoja del todo innecesario. Si alguien en el gobierno supiera de economía, esto no habría pasado.