Especulación retorcida

Estoy de acuerdo con Ortega: “España es el problema, Europa la solución”. Pero ¿qué pasa cuando la solución se vuelve problema? Hasta esta crisis España gozó de ayudas europeas para todo: carreteras, andaluces, aves, canales y puertos, pero tras veinte años de cobrar y desarrollarnos, nos toca el turno de ser nosotros generosos y ayudar a Rumanía o Polonia.

Eso coincide con un momento en que Alemania ha prestado dinero a los griegos a regañadientes para paliar sus despilfarros y en que, también, los bancos alemanes tienen 50.000 millones de deuda española. En estas Merkel suelta el comentario “retorcido”: “Si necesita dinero (España) tiene el paraguas de la UE”. Esto, que parecería una manera de presionar a ZP para que aplique lo que le ordenaron, también se ha visto como una maniobra de los alemanes para refinanciarse a un precio más bajo: el título alemán paga un 2,6% de interés frente al español de un 4,7%.

España tiene demasiada deuda, demasiado gasto público y demasiado paro. Las dos primeras cosas se le ha ordenado a ZP que las frene, sobre el paro lo único que no se ha probado aún es la reforma laboral. ¿Y si funciona? Y si la huelga resulta contradictoria como tirarse piedras sobre su tejado. Un gobierno laborista es el que crea empleo y reduce el paro, ¿y si las nuevas leyes laborales lo consiguen, por qué y para qué van a la huelga los sindicatos? ¿para justificar los sueldos y las subvenciones de los sindicalistas? Si estas medidas reducen el paro ¿de qué se van a quejar lo sindicatos?.

Son preguntas que se hace el ciudadano de profesión liberal al que contratan o despiden los periódicos sin que le toque ni siquiera el subsidio de paro. De mí sé decir que cuando cesé en la Biblioteca Nacional no tuve derecho a ir al paro. Uno menos.

Entre tanto me sigo preguntando cómo puedo ser que en Andalucía, Murcia o Extremadura haya un paro sensacional, pero vengan moros y cristianos, incluso budistas a coger la fresa, el tomate o lo que toque, el albaricoque, ¿Ahorraremos en PER y peonadas o eso es intocable para seguir cobrando los votos?

Europa, estas peculiaridades españolas no las puede entender y mucho menos pagar. Ya nos dieron veinte años de ayuda, ahora nos toca espabilarnos por nuestra cuenta y no hacer el griego a los alemanes.