Ni Penenes

Mi respetado amigo Luis Antonio de Villena me comentaba hace poco que ha llegado a mirar los años del felipismo como una época dorada de la política española. Tal es el bajón que se ha producido en tan sólo veinte años. ¿O acaso veinte años son mucho? ¡De  todo hace ya veinte años!, exclamaba melancólico Antonio Gala.

De mí sé decir que me recuerdo acusando al equipo de Suárez de gobierno de penenes (profesor no numerario). ¡A donde hemos llegado! no es que Pajín sea PNN, es que ni siquiera ha puesto los pies en la Universidad. Su único mérito para estar donde está es que se enroló en el PSOE a los quince años. El otro, el zombie de Durán Lleida estudió derecho y no ejerció en su vida porque entró enseguida en el PSOE y ya no tuvo que trabajar nunca más (en la empresa privada). Un diputado de toda la vida, que no puede aprender Economía en dos tardes y nos ha costado dos años de crisis adicional.

Hasta los propios socialistas se han dado cuenta de que necesitan un cambio de gobierno porque el nivel de lo que tienen –exceptuando al maquiavélico Rubalcaba – es tan precario que la dura  crisis los ha dejado expuestos como una tropa de incompetentes, incultos e improvisadores: vendedores de feria. Y su más claro reflejo es esa Atenea de la política, la sin par Pajín que ascultó en el horóscopo una conjunción planetaria entre ZP y Obama.

Por cierto, un dato para quienes, en buenos empíricos, no desdeñan la astrología: ZP tiene una carta astral de nacimiento espectacular, favorabilísima. Eso lo estudió mi amiga Paloma Navarrete en 2004 cuando subió al poder. Pues bien, en ese mismo estudio ella me vaticinó que los astros se le pondrían en contra hacia 2010, porque todo se mueve. Ahí lo tenemos. Esa información yo la pasé a algún colega de este periódico que me podrá servir de testigo. Los papas y los reyes no cultivaron la astrología porque sí.

Pero no se necesita ser astrólogo para deducir que si un presidente se rodea de incompetentes indoctos y cerriles, como es el caso, acabará envuelto en el caos, la contradicción, incluso erratas en el Boletín Oficial del Estado. Otros robaban y vendían el papel de ese mismmo boletín para comprarle abrigos de visón a su amiga. Vamos mejorando.

¿Podemos tener un gobierno de penenes, por favor?.