Tour de Francia

Un Pogacar invicto frente a un Roglic vengativo pelean por el Tour, que arranca este viernes

Enric Mas ambiciona su primer podio encabezando el reducido pelotón español en una ronda que parte desde Copenhague

Tadej Pogacar (UAE Team Emirates) y Primoz Roglic (Team Jumbo-Visma) mantendrán un pulso por el Tour de 2022

Europa PressTadej Pogacar (UAE Team Emirates) y Primoz Roglic (Team Jumbo-Visma) mantendrán un pulso por el Tour de 2022

El pulso entre el esloveno Tadej Pogacar (UAE), ganador de las dos últimas ediciones, y el Jumbo-Visma, liderado por su compatriota Primoz Roglic, protagonizarán a priori el Tour de Francia de 2022, que arranca este viernes con una crono de 13,2 en Copenhague y en el que Enric Mas liderará en busca del podio la ambición del reducido pelotón español.

La 'Grande Boucle' partirá en su 109ª edición desde la capital danesa, que se convertirá en el décimo lugar extranjero en acoger la salida e iniciar su camino hacia los Campos Elíseos de París, donde el ganador será homenajeado el próximo 24 de julio.

El veterano Primoz Roglic tendrá su opción de probar a Pogacar y resarcirse de la dolorosa derrota en la última etapa contrarreloj de 2020, junto a su abandono en la pasada edición por lesión.

Así, el ciclismo esloveno volverá a revivir la disputa para hacerse con el maillot amarillo, una hazaña que parece cosa de dos privilegiados, con el permiso de Vingegaard, tras subir la pasada edición al segundo escalón del podio y destaparse como la gran alternativa al esloveno como jefe de filas de Jumbo-Visma.

Pogacar llega al Tour en buena forma al ganar tres de las cuatro carreras por etapas (Vuelta a Emiratos Árabes Unidos, Tirreno-Adriático y Vuelta a Eslovenia), además de la clásica ciclista Strade Bianche, mientras que Roglic se alzó con la París-Niza, el Critérium du Dauphiné y una etapa de la Vuelta al País Vasco. En el caso de Vingegaard, el danés rozó la gloria en Tirreno y en Dauphinhé con la segunda posición de la general.

Un escalón por debajo de los principales candidatos, una larga lista se posiciona para los aspirantes al podio. Entre ellos, el ruso Aleksandr Vlasov (Bora-Hansgrohe), quien se estrenará este año en el Tour en el punto álgido de su carrera al ganar la Vuelta a la Comunidad Valenciana y el Tour de Romandía. Además, su positivo por coronavirus le privó de coronar también la Vuelta a Suiza cuando marchaba líder.

Dentro de la segunda fila de favoritos, el equipo INEOS Grenadiers acude con un trío de altura encabezado por el británico Adam Yates y Geraint Thomas, mientras que el colombiano Daniel Felipe Martínez está ante su gran oportunidad al compartir responsabilidades de líder.

Además, en la línea de salida también estará un 'eterno' aspirante como el colombiano Nairo Quintana (Arkea-Samsic), el francés Romain Bardet (DSM), consagrado como el líder del equipo y con la convicción de que puede volver a pelear por el podio; el australiano Ben O'Connor (AG2R Citroën) tras su confirmación esta temporada entre los mejores 'vueltómanos', como su compatriota Jack Haig (Bahrain Victorious) o el kazajo Alexey Lutsenko, la gran baza de Astana tras la ausencia del colombiano Miguel Ángel López.

Enric Mas busca el podio

Y en cuanto a la representación española, las mejores opciones para brillar en la carrera recaen un año más sobre Enric Mas, una vez que los vascos Mikel Landa (Bahrein), que se perderá la ronda francesa por segundo año consecutivo, y Pello Bilbao (Bahrain Victorious) se encuentran preparando La Vuelta a España, del mismo modo que Alejandro Valverde en su última 'bala'.

En el caso de Mas, que este mismo lunes renovó tres años más con Movistar, liderará la formación en busca del podio final en París. Para ello, el jefe de filas tratará de mejorar las actuaciones de sus dos últimas ediciones de la ronda gala, en las que fue quinto (2020) y sexto (2021).

Junto al balear, ocho ciclistas españoles tomarán la salida en el Tour, la presencia numérica más baja de este siglo. Así, el equipo de Eusebio Unzué reúne a cinco corredores, entre ellos Enric Mas y Carlos Verona, quien gozará de mayor libertad debido a su buen rendimiento en el Dauphiné al proclamarse vendedor de etapa. Imanol Erviti, Gorka Izagirre y Albert Torres estarán más consagrados a cuidar al jefe de filas.

Fuera del equipo telefónico, Ion Izagirre (Cofidis), Luis León Sánchez (Bahrain-Victorious), Marc Soler (UAE)y Jonathan Castroviejo (Ineos) completan la nómina española. Los españoles buscarán ganar alguna etapa, algo que no consiguen desde 2018, con la victoria de Omar Fraile en Mende.

Adoquines, los Vosgos y Pirineos, claves

Todos ellos se batirán durante los 3.200 kilómetros de recorrido en 21 etapas, con sólo 53 de contrarreloj, repartidos entre la etapa inaugural y la penúltima, y donde la montaña asomará en seis etapas con cinco llegadas en alto. Los adoquines regresan a la ronda francesa después de cuatro años de ausencia en la quinta jornada de un Tour que comienza el viernes, en vez del habitual sábado, debido al traslado de Dinamarca a Francia después de las tres etapas iniciales.

Los Alpes, los Vosgos y los Pirineos serán claves en un nueva edición, que tardará en llegar a esa deseada montaña, pero con paso previo por una etapa de pavé que promete mucho. La última etapa en los Campos Elíseos será el escenario de la doble aventura que acoge la meta de la carrera masculina y dará el pistoletazo de salida a la histórica edición femenina.

Una edición que espera no sufrir las consecuencias de los rebrotes por coronavirus, que supuso el abandono de una cincuentena de corredores en el Tour de Suiza, y que ya ha sufrido sus primeras bajas, como los ciclistas italianos Matteo Trentin (UAE) y Samuele Battistella (Astana), el francés Bryan Coquard (Cofidis) y el sudafricano Daryl Impey (Israel Premier Tech).

Sobre el autor de esta publicación