Rubiales recurrió a Piqué en su campaña de acoso y derribo contra Aganzo

El jugador del Barça participó en una campaña que fue un fracaso para reclutar a pesos pesados como Ramos o Messi para poner al frente del sindicato de futbolistas a Morientes

Piqué y Rubiales

Twitch de PiquéPiqué y Rubiales

Piqué y RubialesEl diario El Confidencial sigue sin dar tregua al presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales. Tras destapar en la mañana de este martes que habría contratado los servicios de una agencia de detectives privados para investigar al presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), David Aganzo, por la tarde este medio ha desvelado una serie de mensajes que intercambió con el jugador del Barça, Gerard Piqué, en los que quedan patentes sus maniobras para controlar el principal sindicato de jugadores.

En una nueva entrega de los llamados 'Supercopa Files', El Confidencial publica un intercambio de mensajes de WhatsApp con Piqué, en los que ambos trazan un plan para presionar a Aganzo, enemigo acérrimo del presidente de la Federación, y sustituirle  por alguien afín. Para ello querían contar con el apoyo de pesos pesados como el entonces capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, o Leo Messi a un candidato alternativo a Aganzo, Fernando Morientes.

El jugador blaugrana le reenvía un audio de Ramos, ignorante de la relación entre el jugador y el presidente de la RFEF, en el no se muestra muy convencido con el plan, al considerar que esto se trata de una guerra entre Rubiales y Aganzo. El jugador blanco además apunta a que Rubiales quiere controlar a la vez la Federación y el sindicato de futbolistas.

Como recuerda El Confidencial, Rubiales y Piqué ya se pusieron de acuerdo en 2019 para tratar de convencer a Aganzo para encajar la Supercopa de España en Arabia Saudí en enero y no en verano como se había jugado siempre. Un año después de asegurarse el jugador del Barça una comisión de 24 millones por la Supercopa, el objetivo de Rubiales pasaba por desalojar a Aganzo al frente de la AFE.

Curiosamente, el 11 de mayo de 2020, un veterano empleado del sindicato denunció públicamente a Aganzo por corrupción, asunto con el que el Marca abrió su portada al día siguiente con el titular “Grave escándalo”. Ese mismo día Rubiales y Piqué intercambiaron una serie de mensajes en los que hablaron de una carta en la que se aludía a Aganzo y se apuntaba ya el nombre de Morientes como candidato a sustituirlo. El blaugrana indica que le va a trasladar la carta a su compañero Messi, aunque advierte que veía prematuro que apreciara ya el nombre de Morientes. “Ahora lo hablamos, pero esta carta no es para hoy es para dentro de un par de días”, le contestó Rubiales a Piqué.

Sin embargo, Piqué no tuvo mucho éxito y al plan pasaron de sumarse, además de Ramos, también Messi y el Atlético de Madrid. “Leo… hostia, no quiere liderar nada de esto, ningún movimiento de estos porque no se quiere meter y no entiende tampoco las circunstancias de todo y tal”, lamentaba Piqué. El presidente de la Federación además reprocha al jugador del Barça haber activado la vía Ramos tan pronto: “No era ahora el momento de hablar con Sergio [Ramos] en mi opinión”.

Un par de días después de esta conversación, Rubiales le ponía el siguiente mensaje a Piqué: “Es importante”. La razón es que buscaba que el futbolista participara en una información que iba a publicar Marca sobre Aganzo para que el capitán blaugrana aportara su opinión al texto. Incluso Rubiales le dicta varias frases para ponerlas en su boca para que eligiera cual le gustaba más.

“Pero escúchame, Rubi, –le dijo Piqué– entiendo que esto irá dentro de un grupo de muchos jugadores. Es muy importante que en el artículo salga yo con otros muchos diciendo distintas frases. Va a tener repercusión lo mío, pero no quiero que el titular sea Piqué no sé qué… sino que varios jugadores han manifestado y tal y no sé cuantos como que nos han llamado y la frase es está ¿ok?. Pero, hostia, que no sea el titular en grande. Dile a Marca que, hostia, que no pongan mi nombre, por favor, que no parezca que esté liderando esto”.

Rubiales trató de calmar a Piqué explicándole que habría “por lo menos 8 o 10” futbolistas que también estaban en esta operación y cito algún ejemplo como Vicente Iborra, futbolista del Villarreal, reenviándole su declaración en la que mostraba su apoyo a Morientes:  “Este se moja mucho”, señaló Rubiales. A las 23.58 de ese mismo día, 14 de mayo, Marca publicaba esta información bajo el título La rebelión de los capitanes, en la que figuraban unas declaraciones de Piqué como uno más, tal y como pidió. Este artículo incluía incluso unas declaraciones de Morientes: “Si AFE me necesita y los jugadores quieren, lideraría el cambio”.

Siete días después, el 21 de mayo, Morientes, que no quería entrar en una larga guerra por la presidencia del sindicato, tiraba la toalla al ver que Aganzo resistía a las presiones. Un día después Piqué se puso en contacto con Rubiales para conocer las razones de este cambio de planes. El presidente de la Federación se limitó a decir que ahora estaba centrado en fijar la Supercopa de España en enero, mes en el que se juega esta competición desde 2020.

Todas estas maniobras para presionar a Aganzo habrían tenido lugar un año después de que, como ha desvelado este martes El Confidencial, la Federación Española pagase los servicios de unos detectives privados para espiarle en busca de algún trapo sucio que usar en su contra.

Sobre el autor de esta publicación