Rubiales grabó clandestinamente a altos cargos del Gobierno

La mayoría estaría relacionado con asuntos de interés para el propio Rubiales, aunque también tendría en su poder información de carácter sensible para el Ejecutivo Sánchez

Rubiales y Lozano

EFERubiales y Lozano

El culebrón protagonizado por Luis Rubiales parece no tener fin. El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, tendría un extenso archivo de grabaciones que clandestinamente habría obtenido de conversaciones privadas con miembros del Gobierno de Pedro Sánchez. Según ha desvelado El Confidencial en la última entrega de los 'Supercopa files', el archivo, que se inició en el momento de su llegada a la presidencia en mayo 2018, es variado y tendría desde conversaciones telefónicas hasta reuniones con ministros y altos cargos del Gobierno. La temática, variada también. La mayoría estaría relacionado con asuntos de interés para el propio Rubiales, como su guerra con LaLiga, el conflicto para conseguir su reelección como presidente de la RFEF, su disputa con David Aganzo o el traslado de la Supercopa a Arabia Saudí. Aunque según asegura el citado diario, Rubiales tendría en su poder grabaciones relacionadas con cuestiones políticas de carácter sensible para Sánchez y su equipo y que nunca llegaron a salir a la luz.

Rubiales incluso habría llegado a utilizar un "bolígrafo espía" para registrar sus encuentros con las altas esferas políticas. Irene Lozano, que por aquel entonces ocupaba la presidencia del Consejo Superior de Deportes y secretaria de Estado para el Deporte, es una de las afectadas. Según relata El Confidencial, Lozano habría sido grabada en diferentes ocasiones. La relación entre ambos siempre había sido cordial, aunque a partir del verano de 2020, fecha en la que tiene lugar una de las grabaciones, la relación se torció. Fue entonces cuando el Tribunal Administrativo del Deporte tumbó por cinco votos a dos la convocatoria de las elecciones de la Federación en que Rubiales pretendía ser reelegido.

Tras este mazazo Rubiales activó la maquinaria y comenzó su registro de Lozano: "O das miedo o das asco", advirtió Rubiales en aquella ocasión en tono amenazante. Hasta ese momento la relación había dado sus frutos, llegando incluso a alcanzar un acuerdo entre la RFEF y LaLiga, el llamado 'Pacto de Viana' para reanudar la competición tras el parón obligado por la pandemia.

30 de junio de 2020. Rubiales, visiblemente enfadado tras ver su reelección frustrada por el voto en contra del TAD, comienza sus grabaciones a Irene Lozano. La presidenta Consejo Superior de Deportes trata de calmar las aguas pero el presidente de la Federación mantiene su posición: "Creo que están todos de verdad vendidos. Esta es mi opinión. Para mí no hay otra explicación", afirma enfadado. "Y que este país es un puto desastre es la segunda explicación. Pero que va a haber consecuencias desgraciadamente… ya está. ¿Qué vamos a hacer? Yo, ya… Se han acabado los buenos actos, Irene", zanjó.

Una guerra sin solución, así de rotundo se mostraba tras quedarse sin su reelección "oficial". Hasta entonces ocupaba de forma provisional en sustitución de Ángel María Villar y tras la renuncia de Iker Casillas a presentarse a la presidencia todo parecía ser más fácil en el mapa de ruta de Rubiales, pero el TAD frustró sus planes. "Lo de hoy es que no ha sucedido nunca en la historia de este país con ninguna federación. Dudo que haya sucedido en Europa nunca", aseguraba visiblemente enfadado. Lozano defendía la opinión de los juristas, neutralidad en la que la presidenta del CSD confiaba, pero Rubiales no atendió a razones: "Lo que me queda es ir a por ellos", amenazó.

Este nuevo capítulo llega tras conocer que Rubiales contrató a una agencia de detectives privados para espiar al presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles, principal sindicato de jugadores, David Aganzo.

Sobre el autor de esta publicación