Rafa Nadal consigue en Acapulco su 91º torneo como profesional

El tenista español venció a Cameron Norrie (6-4/6-4) y asciende hasta el puesto 4 del ránking ATP que lidera Medvedev

Nadal posa con el trofeo del torneo de Acapulco

EFENadal posa con el trofeo del torneo de Acapulco

Lo ha vuelto a hacer. Rafa Nadal suma un nuevo título de campeón camino de los 36 años y con un inicio de temporada que recuerda su mejor versión 15-0 y tres títulos: Melbourne, Open de Australia y Acapulco.

El torneo mexicano llegó tras derrotar en la final al británico Cameron Norrie, 10 años menor que Nadal y 12º en el ránking ATP, por un doble 6-4 en menos de dos horas de partido. Acapulco se ha convertido también en el título 91 del manacorí como profesional (a tres de Lendl) y en el cuarto mexicano, igualando así a David Ferrer y Thomas Muster.

La 'paradoja Nadal' es que en Acapulco se ha convertido en el tenista más joven y más veterano en ganar el torneo -el primero con 18 años en 2005 y el último con 35, hoy-. Mañana, además, arrancará la semana desde el 4º puesto de la ATP.

El partido de Nadal empezó con fallos y muy parado, nada grave porque en ningún momento perdió su saque; con tranquilidad y espera llegó a romper el de Norris en el quinto. Norris no se vino abajo y estuvo cerca de sumar un break que podría haberle metido en el partido pero Nadal, una vez más renacido, y ágil ganó el punto.

Tras el cambio de camiseta, Rafa Nadal volvió mucho más 'despierto' y rápido. Un passing le dió la oportunidad de un nuevo break que certificó con un paralelo. Y llegó el 'espíritu Djokovic', Norrie rompió la raqueta ante la frustración. Le valió para que tras tres fallos de Nadal se pusiese 0-40 para igualarle la rotura.

Pero el saque fue fundamental para un Rafa que jugó sobre todo con primeros servicios para frenar a un Norrie que empezaba a encontrar su juego, tal vez, algo tarde. La tranquilidad le permitió presionar al resto y obtuvo la rotura para 3-2 y servicio, a la que sumó otra inmediatamente después ya definitiva, pese a que Norrie acortó distancias por un despiste del campeón. Insuficientes para acabar con un Nadal renacido.

Sobre el autor de esta publicación