Líderes del 'procés' presionaron al Barça para lograr financiación a través de contratos fantasmas

Bartomeu se negó a sacar de la caja del club 2,6 millones para pagar la fianza de Artur Mas por el 9-N y que por "patriotismo" se le exigía

Líderes del movimiento independentista catalán presionaron al Barça para lograr financiación a través de contratos fantasmas

EFELíderes del movimiento independentista catalán presionaron al Barça para lograr financiación a través de contratos fantasmas

Líderes del movimiento independentista catalán presionaron al Barça para lograr financiación a través de contratos y empresas fantasma. El Mundo ha sorprendido este martes con una serie de entregas en las que, citando a fuentes conocedoras de los hechos y con el material intervenidos por los Mossos d'Esquadra en el sumario del Barçagate, se revela la contratación de empleados y empresas ficticias para obtener financiación para el entorno independentista antes del 1 de octubre de 2017, cuando se celebró el referéndum independentista organizado por Carles Puigdemont.

Según El Mundo, las exigencias de estos líderes del 'procés' siempre procedían precisamente del entorno de Puigdemont, y no desde ERC, y lo que pretendían era transformar al FC Barcelona en una "caja financiadora del independentismo", lo que llevó al entonces presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, a negarse a sacar de la caja del club azulgrana 2,6 millones que les pidieron para pagar la fianza de Artur Mas por el 9-N y que se le exigía como "patriotismo".

La forma de convertir al Barça en esa 'caja de financiación' era, según El Mundo, supuestamente a través de contratos fantasmas con empleados que nunca trabajarían y con empresas, entre las que figuraban algunas israelíes, especializadas en seguridad y desarrollo de software.

Bartomeu, ante las presiones independentistas, recalcó que bajo su presidencia, el Barça estaría a favor del "derecho a decidir" y de la libertad de expresión, y que secundaría cualquier iniciativa en favor de Cataluña, pero que velaría, por encima de cualquier otra circunstancia, por el interés de los socios, según cita El Mundo, recordando que casi un año después de aquella petición, la Guardia Civil investigó a la Plataforma Pro Selecciones Deportivas Catalanas para determinar el destino final de las subvenciones públicas que había recibido de la Generalitat.

Sobre el autor de esta publicación