La RFEF arropa a la Selección Española de Talla Baja de Fútbol Sala antes de su participación en la Copa Árabe 2022

La Real Federación Española de Fútbol afianza su apuesta por la integración con la entrega de equipación reglamentaria para defender los colores de España en la cita africana, que comenzará el próximo 26 de enero

RFEF

RFEFRFEF

Ganas, ilusión, fútbol y por encima de todo, ruptura de prejuicios que doten de oportunidades a todos los que sienten pasión por el fútbol. La Real Federación Española de Fútbol ha dado un paso más en su compromiso de inclusión con la entrega de equipaciones deportivas a la Selección Española de Talla Baja de Fútbol Sala, que pone rumbo a Egipto para disputar la Copa Árabe 2022, competición que comenzará el próximo 26 de enero y de la confían regresar como flamantes campeones.

El Pabellón de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas ha sido el lugar donde la RFEF consolida su promesa de promover estrategias de igualdad y no discriminación con la entrega, de mano de presidente del área de Responsabilidad Social, Jacinto Alonso, y del secretario del Comité Nacional de Fútbol Sala de la RFEF, Paco Sedano, de la indumentaria reglamentaria de juego para defender los colores de España en la cita africana, que comienza el próximo 26 de enero en la localidad de Sharm el-Sheij. Susana Sempere, presidenta de la Asociación Nacional para Problemas de Crecimiento, ha asistido al acto para agradecer la iniciativa de la Federación y representar a una asociación que lleva luchando por un desarrollo digno de las personas de talla baja desde 1985.

La RFEF afianza su apuesta para crear una sociedad "inclusiva e integradora" a través del deporte, como así explica Marisa González, directora de Comunicación de la RFEF. Hoy, se da el primer paso que permita "alcanzar velocidad de crucero y poner en marcha varios proyectos" que permitan difundir a través del deporte grandes valores a la sociedad, explica Marisa González.

La cita, se extenderá hasta el 31 de enero y además del conjunto español, integrado en la Federación Internacional de Fútbol de Talla Baja, reúne a otros siete combinados nacionales como Irak, Palestina, Marruecos, Jordania, Siria, Sudán y, el anfitrión, Egipto.

Según explican desde la RFEF, que ha iniciado los trámites para federar e incluir dentro de la "familia española" a este grupo de deportistas, la novedad es básica: "Hasta ahora, nadie sabía ni que existía esta selección" algo a lo que desde el área de Responsabilidad Social pretenden poner solución y mostrar, como ellos mismos han explicado "la cara amable de la Federación". "Desde que son niños comienzan a jugar al fútbol en el cole, pero cuando crecen se quedan atrás. Se encuentran en tierra de nadie. No son discapacitados porque son gente perfectamente capaz, pero tienen el problema de su talla", explican. Hoy, con el apoyo a este nuevo colectivo dentro del conjunto de selecciones, la RFEF se reafirma en su compromiso con una iniciativa llena de ilusión y ganas.

La Selección Española de Fútbol Sala también ha querido dar ánimos a sus compañeros antes de dirigirse a Países Bajos para disputar la UEFA Futsal EURO22 y han enviado un vídeo para desearles suerte en la competición y hacerles llegar, en nombre de todo el equipo, un balón y una camiseta firmada por todos los jugadores internacionales, que han entregado el seleccionador Fede Vidal y el capitán Carlos Ortiz.

[av_video src='https://www.youtube.com/watch?v=gwe1d2jNWHg' format='16-9' width='16' height='9' custom_class='']

La Asociación Nacional para Problemas de Crecimiento nació con el propósito de atender las necesidades, de una forma íntegra, de las personas con problemas de crecimiento y conseguir alcanzar así el máximo desarrollo de su autonomía personal, impulsando el marco social y normativo necesario. Como explican ellos mismos, sus principales líneas de actuación van dirigidas al ámbito sanitario, la efectiva integración social, laboral y deportiva, además de a un fuerte trabajo de divulgación y sensibilización en todos los ámbitos.

El fútbol es un deporte capaz de generar grandes valores que hasta hace poco estaban en el olvido. La RFEF pretende "canalizar asuntos sociales muy importantes y darlos a conocer a través de este deporte de masas", explica Marisa González, que asegura que el trabajo de la Federación en el ámbito social no ha hecho más que empezar. "Vamos a tematizar dos salas de espera oncología y trasplantes infantiles en el Hospital de la Paz. Vamos a instalar el banquillo de la Selección española allí para que los niños esperen en los sillones donde se sientan los futbolistas", adelanta.

La familia de la RFEF incluye hoy un nuevo miembro que comienza una aventura que seguro, será la primera de muchas, y promete seguir manteniendo su compromiso social con próximos e ilusionantes proyectos que normalicen y promuevan iniciativas sociales a través del fútbol.

Sobre el autor de esta publicación