Mundial de Qatar

La maldición de España en los Mundiales desde que se coronó campeona

El bagaje es paupérrimo desde Sudáfrica 2010: solo tres victorias en 10 partidos y sin pasar la barrera de octavos

La maldición de España en los Mundiales desde que se coronó campeona

EFE

La Selección de España se despidió este martes de su andadura en el Mundial de Qatar, una cita que se presentaba ilusionante, pero en la que le ha vuelto a costar imponer su idea de fútbol y, sobre todo, conseguir victorias, algo que se resiste desde hace unos años en las fases finales de grandes torneos.

España no pudo con Marruecos en los octavos de final de la Copa del Mundo después de empatar sin goles y de caer en la tanda de penaltis, donde no fue capaz de anotar tampoco a Yassine Bono, alargando una mala estadística desde que hiciese historia en el mundo del fútbol con la conquista de la Eurocopa de 2012 y un triplete inédito hasta entonces.

La 'Roja' fue capaz de ganar seis de sus siete partidos para conquistar su histórico título mundial en Sudáfrica. Empezó perdiendo ante Suiza (1-0), pero fue capaz de reponerse y de batir a Honduras (2-0) y Chile (2-1) en la fase de grupos, y, por 1-0, a Portugal, Paraguay, Alemania y Países Bajos en los cruces. Dos años después, en la EURO, empató con Italia (1-1) y ganó a la República de Irlanda (4-0), Croacia (1-0) y Francia (2-0), eliminó en los penaltis a Portugal (0-0) y arrolló en la final a la 'Azzurra' (4-0).

Pero desde entonces, el combinado nacional no ha podido disfrutar de demasiadas alegrías en los dos Mundiales y en las dos Eurocopas que ha tenido que afrontar, aunque, al menos, en la última cita continental rozó la final.

Primero, en el Mundial de 2014, donde tenía que defender su corona, se marchó por la puerta de atrás tras perder sus dos primeros encuentros de la fase de grupos, goleada (5-1) por los Países Bajos, y sometida por Chile (2-0). De nada le valió ganar el trámite a Australia por 3-0.

Dos años después, en la Eurocopa de Francia, mejores números de inicio con triunfos ante la República Checa (1-0) y Turquía (3-0), antes de empañarlo todo con la derrota ante Croacia (2-1) y el adiós en el cruce de octavos de final ante Italia (2-0).

El Mundial de Rusia, al que también llegaba ilusionada por las buenas prestaciones con Julen Lopetegui, tampoco fue finalmente brillante, con la turbulencia ya generada antes de debutar por la destitución del guipuzcoano por firmar con el Real Madrid. La 'Roja' empató con Portugal (3-3) y sufrió para ganar a Irán (1-0) y para empatar con Marruecos (2-2). En octavos esperaba la anfitriona, que se llevó el billete a cuartos en los penaltis tras empatar a uno.

Las cosas fueron mejor en la última Eurocopa, ya con Luis Enrique Martínez en el banquillo. España volvió a situarse entre las mejores, pero las victorias se resistieron también ya que comenzó el torneo con sendos empates ante Suecia (0-0) y Polonia (1-1), mientras que goleó a Eslovaquia (5-0). En octavos, victoria ante Croacia en la prórroga (5-3) y luego pase en los penaltis ante Suiza (1-1) y eliminación también desde los once metros ante Italia (1-1).

Y en esta Copa del Mundo en Qatar, inicio espectacular ante Costa Rica (7-0), empate ante Alemania (1-1), derrota inesperada ante Japón (2-1) y adiós en los penaltis ante Marruecos tras igualar sin goles (0-0).

De este modo, en total, de los 21 partidos disputados en Mundiales y Eurocopas a partir de Brasil 2014, siete victorias, sólo un tercio y, salvo ante Croacia, ninguna ante un rival de teórica gran entidad, aunque también sólo cinco derrotas, sólo la sufrida ante los 'Samurais Azules' en los últimos dos grandes torneos, y nueve empates.

Penaltis otra vez esquivos

Además, los penaltis volvieron a ser adversos como ya sucediese en otras grandes citas como en el Mundial de México de 1986 cuando España, tras despertar muchas ilusiones al golear a Dinamarca (5-1), cayó en cuartos ante Bélgica, o en el de Corea y Japón de 2002, cuando no pudo con la anfitriona en la misma ronda, aunque en aquella ocasión había salvado los octavos ante Eire también en los penaltis.

En la Eurocopa de 1996, tampoco evitó su adiós desde los once metros ante la anfitriona Inglaterra en cuartos, y cuatro años después, no en una tanda, pero sí una pena máxima fallada por Raúl González ante Francia en el último minuto y que habría llevado el duelo de cuartos a la prórroga. En el Mundial de Rusia, la 'Roja' tampoco atinó ante Rusia y en la pasada EURO, sonrió ante Suiza y lloró ante Italia.