Italia, campeona de la Eurocopa al superar a Inglaterra por penaltis (1-1, 3-2 Penaltis)

La selección italiana se ha proclamado campeona de la Eurocopa de 2020 al superar a Inglaterra en la tanda de penaltis tras 120 minutos que finalizaron empatados a uno. Todo parecía de cara para los británicos. Jugaban por sexta vez en su país en su séptimo partido en el torneo. Lo hacían ante sesenta mil espectadores en Wembley. Y encima, se adelantaron cuando apenas habían pasado un par de minutos. Pero la presión y el miedo a perder lo conseguido hizo que los británicos recularan y permitieran a Italia resucitar. Y sólo en la prórroga, Inglaterra volvió a pensar firmemente en marcar. El destino ya había decidido castigar su racanería. Italia se adjudica el título 53 años después de su única conquista continental. E Inglaterra sigue sin estrenarse.

italia_copa

Inglaterra llegaba como favorita a la final. Aunque en el transcurso de la primera fase la azzurra había llegado a igualar e incluso a superar a los británicos como candidatos al título, la mala actuación transalpina en semifinales, donde mereció ser derrotada por España, y el 'factor campo' de una final en Wembley habían vuelto a convertir en favorita a Inglaterra, quien comenzó el torneo sólo por detrás de la decepcionante Francia en las apuestas.

En los prolegómenos, tal y como se esperaba, hubo que lamentar incidentes. Si en las semifinales los hinchas daneses habian sido insultados, perseguidos y escupidos por los hooligans, ayer le tocó el turno a los italianos. No fue el único hecho desagradable antes del partido. Lanzamiento de objetos a la Policía en varios puntos de Londres, peleas e incluso una avalancha de cientos de aficionados para colarse en el estadio sin entrada fueron noticia antes del pitido inicial. La UEFA, a lo suyo, continúa más preocupada de que no le toquen el bolsillo con la Superliga que de arreglar el fútbol.

Tras una espectacular ceremonia antes del encuentro, el partido se rompió muy pronto. En menos de tres minutos, Inglaterra ya mandaba en el marcador gracias a un gol de Luke Shaw. Kane comenzó un contragolpe demostrando que hace mucho más que marcar goles, asistió en la derecha a Trippier y el lateral del Atlético, con un centro medido al segundo palo, facilitó que Shaw rematara en carrera y superara a Donnaruma. Era el gol más rápido en una final de la Eurocopa, desbancando al que Chus Pereda marcó a los seis minutos en el Bernabéu en la final que en 1964 enfrentó a España y a la URSS.

La selección británica, que curiosamente era visitante a efectos formales pese a contar con los casi sesenta mil espectadores de su parte, decidió desde entonces nadar y guardar la ropa. Con Rice y Phillips como duelos del centro del campo, los de Southgate no amenazaban al rival de Keylor Navas para la portería del PSG en la próxima temporada. Pero sí conseguían que el equipo italiano tampoco se acercara a los dominios de Pickford.

De hecho, fue superada la media hora cuando Italia amagó por primera vez. Y tuvo que ser con una jugada individual de Chiesa, aburrido de que los de Mancini no trenzaran jugada alguna, quien intentó una peligrosa incursión por el centro aunque su disparo salió fuera y no llegó a inquietar demasiado al guardameta del Everton. Ese acercamiento, sin embargo, supuso un punto de inflexión. Porque hasta el descanso Italia no creó oportunidades pero sí se convirtió, al menos, en dominadora posicional.

En la prolongación del primer período un disparo de Immobile fue rechazado por Stones y el rechace de Jorginho, muy débil, fue detenido sin apuros por Pickford. Bonucci, con un tiro desviado, confirmó a continuación la mejoría italiana. Dos ocasiones para elevar la moral en el intermedio de los italianos.

Como si no se hubiera producido el paso por los vestuarios, Italia continuó dominando. Lo hizo con la anuencia de los ingleses, quienes dieron un paso hacia atrás y ya mostraron pronto sus intenciones, con la línea defensiva más retrasada que de costumbre.

A los 54 minutos, Mancini retiró a Immobile y irdenó la entrada de Berardi. Italia optaba por jugar ahora con un 'falso nueve', sin referencia clara arriba a cambio de tener otro creador más en los últimos metros. Cristante por Barella fue la otra sustitución de la azzurra, variaciones que no implicaron cambio en el sistema inglés, cuyo esquema se mantenía con tres centrales y dos carrileros, con Rice y Philips como responsables del centro del campo.

El empate de Italia

Chiesa, de nuevo en jugada personal, estuvo muy cerca de marcar el empate, pero Pickford, en una gran intervención, despejó en su estirada el lanzamiento del jugador de la 'Fiore' cedido a la Juve. Aunque Inglaterra también tuvo su ocasión con un remate de Stones que despejó Donnarumma, era Italia quien merecía el gol ante una rácana Inglaterra. Y la 'azzurra' lo encontró en el ecuador de la segunda parte a la salida de un córner. Bonucci, aprovechando un rechace, se convertía en esos momentos en héroe nacional de su país.

Quedaban más de veinte minutos y daba la sensación de que la corriente soplaba a favor de Italia por lo que Southgate rompió su defensa de cinco. Retiró a Trippier para fijar una defensa de cuatro e incorporar a Saka al ataque inglés. Nada cambió en los minutos siguientes. Italia, eufórica, dominaba cada vez más y Henderson entró en el puesto de un cansado Rice en el centro del campo británico. Ya fuera por esta variación o porque Italia decidió tomarse un respiro o no arriesgar lo que tanto le había costado conseguir, el juego se equilibró. Y ambas selecciones se preocuparon más en mantenerse ordenadas y no encajar que de buscar la portería contraria en los siguientes minutos. De nuevo, tocaba prórroga, la octava en quince partidos eliminatorios.

La lesión de Verrati en los primeros minutos del tiempo extra se sumó al bajón físico del cuadro italiano. De hecho, si hubiera que elegir un ganador a los puntos de la primera parte de la prórroga, éste sería el equipo inglés, aunque un disparo cruzado que salió fuera de Philips fue su única oportunidad destacable. Un centro de Emerson al que no llegó Bernaardeschi y frenó con su cuerpo Pickford fue la ocasión italiana.

Inglaterra de nuevo fue la que más buscó el gol en la segunda parte de la prórroga, ante un equipo italiano que mereció terminar los últimos siete minutos con un hombre menos tras un plantillazo de Jorginho a Grealish. Ni Kuipers, que mostró sólo amarilla, ni sus asistentes del VAR se atrevieron a decretar una expulsión una vez que el partido agonizaba. Pero no había muchas fuerzas para más. De hecho, antes de que se anunciaran los tres minutos de prolongación de la prórroga, Southgate realizó dos cambios pensando en la tanda de penaltis. Curiosamente, Rashford y Sancho fallarían.

Llegaban los lanzamientos desde los once metros. En ellos, como frente a España, Donnarumma volvió a ser el héroe, parando dos penaltis al equipo inglés, que estrelló en el poste otro lanzamiento. De nada sirvieron las dos paradas de Pickford. Italia volvía a ser campeona de Europa de selecciones. No lo era desde 1968. El primer título continental de Inglaterra tendrá que esperar.

ITALIA, 1 - 1 INGLATERRA (0-1, al descanso)

ITALIA: Donnarumma; Di Lorenzo, Bonucci, Chiellini, Emerson (Florenzi, min.118); Barella (Cristante, min.54), Jorginho, Verratti (Locatelli, min.96); Chiesa (Bernardeschi, min.86), Immobile (Berardi, min.55) e Insigne (Belotti, min.91).

INGLATERRA: Pickford; Trippier (Saka, min.70), Walker (Sancho, min.120), Stones, Maguire, Shaw; Rice (Henderson, min.74; Rashford, min.120), Phillips, Mount (Grealish, min.99); Kane y Sterling.

GOLES: 0 - 1, min.2, Shaw. 1 - 1, min.67, Bonucci.

TANDA DE PENALTIS: 1 - 0, Berardi, gol. 1 - 1, Kane, gol. 1 - 1, Belotti, falla. 1 - 2, Maguire, gol. 2 - 2, Bonucci, gol. 2 - 2, Rashford, falla. 3 - 2, Bernardeschi, gol. 3 - 2, Sancho, falla. 3 - 2, Jorginho, falla. 3 - 2, Saka, falla.

ÁRBITRO: Björn Kuipers (NED). Amonestó a Barella (min.47), Bonucci (min.55), Insigne (min.84), Chiellini (min.90+6) y Jorginho (min.114) por parte de Italia. Y a Maguire (min.106) en Inglaterra.

ESTADIO: Wembley.

Sobre el autor de esta publicación