Florentino ofrece a Guardiola el banquillo del Real Madrid

El club madridista pagaría 60 millones por dos temporadas al técnico catalán para que supla a Benítez

guardiola22

El bombazo del mercado de fichajes de esta temporada podría estar a punto de producirse, después de que Florentino Pérez y Pep Guardiola se hayan reunido ayer en secreto en el domicilio de los padres del técnico en Santpedor en un encuentro en el que el presidente madridista sondeó la disposición del catalán a convertirse en el sustituto de Rafa Benítez en el banquillo del Real Madrid. El todavía entrenador del Bayern ha solicitado una semana de plazo para valorar una oferta que batiría récords, ya que la proposición del club madridista es de dos campañas –lo que queda de ésta más la siguiente- y de unos emolumentos de 30 millones de euros por cada una de ellas.

Nuevo golpe de timón en la entidad madridista. Ni Zidane, ni Mourinho. Florentino Pérez no quiere un entrenador pasajero en el banquillo del Bernabéu. Y Guardiola, que dejará de ser entrenador del Bayern al final de esta temporada, es el técnico más pretendido por los grandes de Europa de cara a la próxima temporada. Pese a que su barcelonismo y sus ideas políticas independentistas no convencen en parte de la directiva del Real Madrid, que ha desaconsejado su fichaje, el máximo mandatario del Real Madrid lo tiene claro: Guardiola es el elegido.

Su capacidad de dotar a los equipos por los que ha pasado un estilo de juego vistoso para los espectadores, su capacidad para controlar un vestuario repleto de estrellas y el curriculum que le avala son los argumentos que han convencido a Florentino Pérez, quien ayer tomó un vuelo privado rumbo a la Ciudad Condal para reunirse con el entrenador catalán, que ha aprovechado el parón navideño de la Bundesliga para pasar unos días de vacaciones en Barcelona.

Aunque Guardiola parecía estar muy cerca de sustituir a Pellegrini en el Manchester City, los 30 millones de euros por temporada que le ofrece el Real Madrid le han llevado por el momento a dejar abierta una puerta a su incorporación.

Florentino Pérez cree además que el fichaje de Guardiola, santo y seña del barcelonismo, podría suponer un duro golpe en la línea de flotación del eterno rival, superior incluso al asestado cuando como reclamo electoral cerró el acuerdo para el fichaje de Figo pagando su cláusula de rescisión.

Al técnico catalán le seduce la idea y la desorbitada oferta económica, pero teme una posible acogida hostil por parte de la afición madridista, tanto por su pasado azulgrana como por sus posiciones independentistas con respecto a Cataluña que en reiteradas ocasiones ha manifestado.

Aunque los protagonistas trataron de llevar la reunión con la mayor discreción llegando con tres horas de diferencia al domicilio de Valentí y Dolors, padres del técnico del Bayern, la reunión trascendió y fueron vistos juntos a las puertas del domicilio cuando lo abandonaba el presidente del Real Madrid. De las reacciones que surjan tanto en Madrid como en Barcelona dependerá el final de la historia. Si Guardiola ve receptividad en el entorno madridista podría dar el ‘sí’ a Florentino, quien por su parte tiene pensado negar la oferta en el caso de que ésta sea rechazada.

Sobre el autor de esta publicación