La lacra del racismo en el fútbol

La Fiscalía abre una investigación por los cánticos racistas en el Metropolitano contra Vinicius

Reclama a la Policía que analice las grabaciones sobre estos hechos a fin de que identifique a las personas que profirieron esos insultos

El jugador del Real Madrid Vinicius Junior

EUROPA PRESSEl jugador del Real Madrid Vinicius Junior

La Fiscalía de Madrid ha incoado una investigación en relación a los cánticos de tintes racistas que se escucharon tanto en los alrededores como en el interior del Cívitas Metropolitano contra el jugador del Real Madrid Vinicius Junior el pasado domingo en el partido de fútbol entre el Atlético de Madrid y Real Madrid, han informado fuentes fiscales.

En las diligencias abiertas a raíz de una denuncia presentada por Movimiento contra la Intolerancia, la Fiscalía reclama a la Policía que analice las grabaciones sobre estos hechos a fin de que identifique a las personas que profirieron insultos racistas.

En su caso, solicita que se le informe sobre si dichas personas tienen algún tipo de relación con grupos violentos o movimientos de ideología extremistas o si, también, estuvieran identificados en otra serie de incidentes o infracciones de similar naturaleza.

Al mismo tiempo, la Fiscalía pide a la Policía que verifique si en el interior del estadio se repitieron más episodios de tintes racistas contra un determinado jugador del Real Madrid.

Asimismo, solicita a los servicios de seguridad del Atlético de Madrid información que pudiera ayudar a la clarificación de los hechos, así como el acta arbitral del partido.

En principio, la Fiscalía trata de dilucidar si se ha cometido un delito relativo al ejercicio de los derechos fundamentales y libertades públicas.

Los hechos sucedieron el pasado domingo, poco antes del derbi madrileño, cuando, a la llegada del Real Madrid al estadio Metropolitano, unos 500 aficionados del Atlético que se encontraban en la zona de acceso de jugadores cantaron, "¡Eres un mono, Vinícius eres un mono!".

Una actuación que fue condenada por ambos equipos, así como por la Comisión Antiviolencia, que pidió a los clubes que "condenen de forma conjunta e inmediata" este tipo de acciones cuando se produzcan.

LaLiga también incluyó los hechos en el escrito de denuncias por cánticos o incidentes violentos o racistas que remite después de cada jornada tanto al Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF) como a la Comisión Antiviolencia.