El Chelsea anuncia el acuerdo definitivo para vender el club a Todd Boehly

El club inglés ha sido adquirido por 4.250 millones de libras esterlinas y se acordaron cláusulas que bloquean el pago de dividendos o tarifas de administración hasta 2032, y también prohíben la venta de acciones de Chelsea durante 10 años

Varios-jugadores-del-Chelsea-celebran-un-gol-ante-el-Palace

Europa Press / ReutersVarios-jugadores-del-Chelsea-celebran-un-gol-ante-el-Palace

El Chelsea ha anunciado este sábado que ha llegado "a un acuerdo final y definitivo" para vender el club al consorcio de Todd Boehly, copropietario de Los Angeles Dodgers de béisbol, y que este se completará este lunes.

"Chelsea Football Club puede confirmar que anoche se llegó a un acuerdo final y definitivo para vender el club al consorcio Todd Boehly/Clearlake Capital. Se espera que la transacción se complete el lunes", anunció la entidad 'blue' en un comunicado.

Boehly, Clearlake Capital, Mark Walter y Hansjorg Wyss se impusieron en la carrera por comprar la entidad inglesa, en la que había otros interesados, y debían esperar la aprobación de la Premier League y del gobierno británico para completar definitivamente la adquisición.

El pasado 7 de mayo, el club confirmaba que Boehly había adquirido el Chelsea al magnate ruso Roman Abramovich por 4.250 millones de libras esterlinas -4.971 millones de euros- y que debían esperar a la aprobación de la Premier League y del gobierno británico.

Antes, el 2 de marzo, Abramovich puso el club a la venta en medio de la invasión de Ucrania por parte de Rusia. El empresario fue sancionado por el gobierno del Reino Unido el 10 de marzo, y Downing Street afirmó haber demostrado sus vínculos con el presidente ruso Vladimir Putin. Abramovich, de 55 años, ha sido dueño del Chelsea desde 2003, tiempo en el que el equipo ganó 21 trofeos.

El magnate ruso insistió, ya en su momento cuando anunció que vendería el club, que quiere cancelar la deuda de 1.500 millones de libras que el Chelsea tiene con él cuando se complete la venta del club; sin embargo, ese préstamo no se puede cancelar según los términos de las sanciones de Abramovich y se espera que se congele al completarse la venta.

El club debía venderse antes de la fecha límite del 31 de mayo, cuando vence la licencia temporal del gobierno para el Chelsea. La licencia actual del Chelsea prohíbe que el club acuerde nuevos contratos con jugadores actuales o que traiga nuevos fichajes.

Se espera que el gobierno británico garantice que las ganancias de la venta beneficien a las víctimas de la guerra en Ucrania.

Sobre el autor de esta publicación