Djokovic hace historia y acabará la temporada como número 1 por séptima vez

El tenista serbio jugará la final del máster 1.000 de París frente a Medvedev con el que luchaba también por el número uno de la ATP

Djokovic

El tenista serbio Novak Djokovic, número uno del mundo, buscará este domingo su sexto título del Masters 1.000 de París, último de la temporada que se disputa sobre pista dura, tras imponerse en 'semis' al polaco Hubert Hurkacz con remontada incluida (3-6, 6-0 y 7-6(5)) en un partido que alcanzó las 2 horas y 20 minutos de duración.

El de Belgrado, que no jugaba desde el US Open, fue encontrando mejores sensaciones en la capital francesa a medida que ha ido avanzando la semana. 'Nole' sufrió en algunas fases, sobre todo al comienzo, pero pudo reaccionar a tiempo para decidir en un apasionante 'tie-break' que cayó de su lado por 7-5.

La victoria ante Hubert Hurkacz le asegura el número uno hasta final de año por lo que romperá el empate que tiene con Pete Sampras, como el jugador con más número uno a final del año (6). El de Belgrado, que luchaba esta temporada con Medvedev por acabar en lo más alto del ránking ATP, se verá las caras con él en su séptima final en París.

Hurkacz metió el miedo en el cuerpo al número uno mundial cuando arrancó con seguridad y quebró a su rival en el octavo juego. Uno después cerró el primer set con 6-3 y obligó a la reacción del balcánico. En la segunda manga -directamente- no compareció el polaco tras encajar un 6-0.

Djokovic sacó la rabia y -sumado a su enorme talento- dejaron en nada a su oponente, que prefirió tirar el segundo asalto y centrarse en el tercero. En apenas 29 minutos resolvió 'Nole' para establecer el 1-1 y dejar el partido listo para el envite definitivo. Fuerzas equilibradas y un nuevo encuentro sin red.

Fue entonces cuando Hurkacz dio la talla y no se le encogió el brazo. Cedió su saque con 3-1 pero lo recuperó para el 4-3 antes de que el partido se fuese a la muerte súbita. Ahí fue Djokovic quien reinó en la locura.

En la otra final, Medvedev le aplicó a Alexander Zverev un severo correctivo para resolver el encuentro por la vía rápida: doble 6-2 en 80 minutos de juego. La diferencia entre ambos fue abismal de principio a fin, con el de Moscú dominando a placer desde el fondo de la pista, donde levantó su habitual muro. El alemán, sin respuesta ante semejante solidez, encajó un break tras otro ante el recital de saque de Medvedev: 4 aces por 0 dobles faltas y un 79% de puntos ganados con primeros (tampoco cedió el servicio ninguna vez). Así las cosas, Medvedev regresará a la final de París-Bercy para defender el título que precisamente ganó el curso pasado ante Zverev.

Sobre el autor de esta publicación