LIGA DE CAMPEONES

El Real Madrid-City acaba en tablas tras un vibrante e igualado encuentro (1-1)

Vinicius aprovechó la primera ocasión madridista cuando mandaba el City y De Bruyne igualó cuando el Real Madrid controlaba el partido y buscaba el segundo gol

Vinicius Junior (c) se dispone a conseguir el primer gol.

EFEVinicius Junior (c) se dispone a conseguir el primer gol.

El Real Madrid y el Manchester City igualaron en el primero de los dos asaltos de una semifinal de Champions que es para muchos una 'final anticipada' (1-1). Fue un partido vibrante, con un gran derroche físico en los dos bandos y con ocasiones repartidas. Los de Guardiola dominaron por completo la primera media hora pero cuando habían convertido el choque en un monólogo Vinicius golpeó en la primera opción que tuvieron los blancos. Una variación táctica de Ancelotti, incorporando a Camavinga al centro provocó que los madridistas pasaran a controlar el choque posicionalmente en la segunda parte. Pero esta vez fue el City el que sacó a relucir la calidad individual de uno de sus hombres, De Bruyne, para firmar el empate. Hasta el final, opciones de los dos conjuntos pero con el Madrid buscando con más ímpetu un gol que no llegó pero le servirá para saberse capaz de todo en la vuelta.

No hubo sorpresas en el once madridista. Ancelotti ya había anunciado la titularidad de Modric, que ya había disputado unos minutos en la final copera del sábado ante Osasuna. Y para cubrir la ausencia del sancionado Militao, fue Rüdiger, uno de los mejores anoche, el elegido para acompañar a Alaba en el eje de la zaga, con Camavinga una vez más en el lateral izquierdo.

En el City fue finalmente Akanje el sustituto de Aké en el lateral izquierdo. Como se presumía, Bernardo Silva entró en el once relegando a la suplencia a Mahrez en un equipo en el que sorprendió que De Bruyne comenzara muy adelantado, en el centro y por detrás de Haaland.

Primeras ocasiones visitantes

Fue precisamente De Bruyne el protagonista de la primera ocasión clara, que llegó a los ocho minutos de partido. Su disparo desde el borde del área fue despejado por Courtois.

El equipo británico estaba más cómodo que el conjunto español. Si frente al Bayern, el City había sido superado en el porcentaje de posesión del balón por los bávaros, este martes el dominio de los citizens contra el Real Madrid fue abrumador en los primeros veinte minutos con más de un 70% en posesión. Fue además un dominio que tradujo en oportunidades, porque además de la ocasión de De Bruyne generó una con un lanzamiento raso de Rodri despejado por Courtois y dos remates de Haaland, uno débil con su pie izquierdo y un cabezazo que también atrapó el portero belga.

Al cuadro blanco le costaba mucho salir con el esférico controlado. Es más, sobrepasar el centro del campo era una misión más que complicada. En la primera media hora sólo se acercó con peligro a la portería contraria en dos ocasiones. Y en ambas, con su principal arma de los últimos meses: Vinicius. Una jugada por izquierda en los primeros compases terminó con un centro del brasileño que no controló Benzemá. Y ya superado el ecuador del primer período, un pase de la muerte dirigido al francés fue despejado por Rubén Días cuando Benzema esperaba en boca de gol para empujar el esférico hacia la red.

El Madrid reacciona y marca

Esa segunda ocasión marcó sin embargo un punto de inflexión. Porque insufló autoestima a un Real Madrid que comenzó a mover el balón con más rapidez y confianza y el equipo de Guardiola se replegó ante la reacción del rival. Benzema no estuvo acertado al intentar controlar en el área un buen centro de Valverde, pero Vinicius, a nueve minutos del descanso, sacó partido al primer remate a puerta del Real Madrid. Un contragolpe que contó con la calidad en un pase de Modric, con la velocidad de Camavinga y con la definición con un zapatazo de un Vinicius en estado de gracia.

Hasta el descanso no se jugó mucho más. Un rifirrafe entre Carvajal y Grealish tras una carga del madridista rozando el límite y la reacción del inglés soltando la mano cuando el de Leganés se prestaba a levantarlo y una dura entrada de Kroos contribuyeron a que se viera poco fútbol antes del intermedio. El Real Madrid llegaba al descanso con un preciado botín. Guardiola y sus jugadores, que en las últimas horas habían lamentado una y otra vez que el año pasado hubieran sido derrotados por detalles siendo a su parecer ampliamente mejores, debían hacerse cruces en el vestuario.

Ancelotti ideó una novedad táctica para la segunda mitad. Porque Camavinga osciló hacia el mediocentro, donde se siente más cómodo y mejora el buen rendimiento que ya da como lateral. Y con Modric y Kroos cubriéndole las espaldas escorados hacia la izquierda y Vinicius retrasando un poco su posición en tareas defensivas, el equipo madridista ganó presencia en el centro del campo.

Así, el segundo período comenzó con el conjunto madridista discutiéndole el control del balón al City. Esa igualdad en el dominio también se concretó en oportunidades, porque en los primeros minutos también se repartieron las oportunidades. Los locales, tras una gran jugada colectiva, con un lanzamiento de Benzema que tocó en un defensa y salió a córner. Los citizens, con un disparo de De Bruyne que consiguió despejar su compatriota Courtois. La jugada estaba anulada por fuera de juego, pero a tenor de la repetición el VAR previsiblemente habría concedido el gol. Haaland tuvo su ocasión, pero Alaba taponó el lanzamiento del noruego en el área. Y Rodrygo y Valverde respondieron con dos disparos desviados, el del primero tras golpear en un zaguero visitante.

Los locales mandan, el City empata

Llegaron entonces los mejores minutos del equipo blanco, erigiéndose en dominador y provocando que se jugara casi todo el tiempo en campo del equipo de Guardiola. Pero esta vez, en el primer atisbo de reacción del líder de la Premier, De Bruyne, con un potente lanzamiento desde el borde del área similar al que marcó Lucas Torró en la final del sábado pasado, castigó un error de Camavinga en la salida del balón. No fue exento de polémica, porque antes del gol el balón había salido por la línea de banda, lo que reclamó Ancelotti, pero los asistentes no revisaron la acción con la tecnología (que luego demostró en Bein Sports que sí había salido), el gol subió al marcador y el italiano se llevó una tarjeta.

Rodri, De Bruyne y Bernardo Silva comenzaron a ganar protagonismo en la siguiente fase del choque, aunque esa mejoría posicional no generó ocasiones. De hecho, la siguiente oportunidad llegó con un cabezazo de Benzema, muy desacertado ayer. Era el minuto 77 y Ederson despejó el remate del delantero francés.

Ancelotti insufló aire en el ataque madridista con la inclusión de Asensio en lugar de Rodrygo. Y en el centro del campo, con la entrada de Tchouameni en el puesto de Kroos. y ya a cuatro del noventa, introduciendo a Nacho en lugar de un Modric muy generoso en el esfuerzo pese a haberse recuperado a marchas forzadas para la doble cita de estos días. El alcalaíno se situó en el lateral izquierdo para el último trecho y Camavinga y Tchouameni se quedaron fijados en el centro.

Pero pese a terminar mejor físicamente que un City en el que Guardiola, como en alguna otra ocasión, no realizó cambio alguno, el Madrid no pudo encontrar el segundo gol. Ni siquiera con un potente disparo de Tchoameni que despejó Ederson en una gran actuación. Pero el Real Madrid murió en área del City. Y mirando a los ojos al favorito, que le había dominado en los primeros compases. Un aviso de que el campeón, que supo anular al 'ogro' Haaland y habría ganado a los puntos si hubiera sido un combate pugilístico, no tiene sólo la suerte a la que aludían muchos en el lado citizen, sino que está sobrado de calidad. Y de que tiene fútbol para dar la sorpresa en Mánchester en busca del pasaporte para la final.

REAL MADRID 1 - 1 MANCHESTER CITY (1-0, al descanso)

REAL MADRID: Courtois; Carvajal, Rüdiger, Alaba, Camavinga; Valverde, Kroos (Tchouameni, min.84), Modric (Nacho, min.87); Rodrygo (Asensio, min.81), Benzema y Vinicius.

MANCHESTER CITY: Ederson; Walker, Stones, Dias, Akanji; Rodri, Gündogan; Grealish, De Bruyne, Bernardo Silva; y Haaland.

GOLES: 1-0, minuto 36. Vinicius. 1-1, minuto 67. De Bruyne.

ÁRBITRO: Artur Dias (POR). Amonestó a Kroos (min.45+1), Ancelotti (min.68), Camavinga (min.79), por el Real Madrid, y a Gündogan (min.71), Bernardo Silva (min.86), por el Manchester City.

ESTADIO: Santiago Bernabéu.

Sobre el autor de esta publicación

Víctor L. Abajo

Víctor L. Abajo (Madrid, 1977), aprendió la profesión en RNE, As y Radio Voz antes de licenciarse en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad San Pablo CEU. Desde el año 2000 está vinculado al periodismo digital, primero en Estrella Digital y posteriormente en Republica.com, lo que ha compaginado como freelance en prensa impresa, gestor de proyectos web, responsable de prensa de asociaciones de comerciantes y como redactor deportivo y tipster en Skoresmedia.