Mundial de Qatar

Así es Marruecos: rocosa atrás y talentosa arriba

Los 'Leones del Atlas' son un rival que ha mostrado mucha fortaleza física y defensiva, y que posee mucho talento en su zona atacante

EUROPA PRESSLos jugadores de Marruecos celebran un gol ante Bélgica en el Mundial

La selección española de fútbol buscará este martes los cuartos de final del Mundial de Qatar, para lo que necesitará deshacerse de una de las revelaciones del torneo, Marruecos, un rival que ha mostrado mucha fortaleza física y defensiva, y que posee mucho talento en su zona atacante, dejando un tanto atrás su, en ocasiones, anarquía e indisciplina. Analizamos línea por línea al equipo que dirige Walid Regragui, que apenas ha modificado un once que se puede recitar casi de memoria y con nombres conocidos.

1. Portería

Pese a su ausencia a poco de iniciarse el segundo partido ante Bélgica por un inoportuno mareo, Yassine Bono es el titular indiscutible de los 'Leones del Atlas'. El guardameta del Sevilla, Trofeo Zamora de la pasada temporada en LaLiga Santander, puede ser capaz de amargar a cualquier equipo con sus buenas y rápidas acciones bajo palos. Hábil en el uno para uno, es raro verle tener errores groseros y ya acumula mucha experiencia tras consolidarse como el guardián de la portería del conjunto sevillista.

2. Defensa

Marruecos cuenta con una zaga muy sólida, que hasta el momento sólo ha encajado un gol y que apenas ha concedido ocasiones, con mucha velocidad por los laterales y firmeza por el centro. El combinado norteafricano tiene en Achraf Hakimi, lateral del PSG, y Noussair Mazraoui, del Bayern, dos 'puñales' que obligarán seguramente a trabajar mucho a los extremos de Luis Enrique, con mención especial para el exmadridista, que además tiene buena capacidad anotadora pese a su posición.

En el centro de la defensa, Regragui tiene dos 'jefes' que conocen y dominan bien su oficio en las figuras de Roman Saiss, experimentado central de 32 años del Besiktas turco y con el liderazgo que le da su brazalete de capitán, y de Nayef Aguerd, más joven (26 años) y que juega en el West Ham inglés.

3. Centro del campo

Marruecos tiene en el medio a uno de sus jugadores claves y que será el principal encargado de desactivar la teórica zona donde España es superior. Sofyan Amrabat, futbolista de la Fiorentina y hermano de Nordin, que jugó en Leganés y Málaga, está firmando un auténtico despliegue en esta Copa del Mundo y que está ejerciendo como 'motor' del combinado norteafricano.

A su lado, tendrá la ayuda del joven Azzedine Ounahi, jugador de 22 años del Angers francés y uno de los mejores regateadores de la Ligue 1, y Regragui espera contar con el otro teórico titular en el medio como es Selim Amallah (Standard de Lieja), encargado de conectar con el trío de arriba. Si no está disponible, su lugar lo debería ocupar Abdelhamid Sabiri, jugador de la Sampdoria y que ya marcó de falta directa ante Bélgica.

4. Delantera

Los 'Leones del Atlas' pueden presumir de un tridente ofensivo capaz de amenazar a cualquiera defensa y que exigirá mucha concentración a la española, que tendrá que prestar atención principalmente al talento que fluye desde los costados de Hakim Ziyech y de Sofiane Boufal.

Ziyech está recuperando en Catar la sonrisa que apenas puede mostrar en Londres y en la Premier League donde su tremenda zurda no terminan de brillar como sí lo hizo con el Ajax. Repleto de talento, el extremo, que juega habitualmente a pierna cambiada, es un jugador imprevisible, con un carácter que le puede sacar de un partido, pero que con el día bueno puede convertirse en decisivo. En el otro lado está Boufal. El jugador del Angers, que pasó por el Celta, es otro de los más talentosos de su equipo, en su caso en una suerte como la de encarar continuamente y al que deberán sujetar bien César Azpilicueta o Dani Carvajal.

Ambos se encargan de surtir de balones al '9' marroquí, el sevillista Youssuf En-Nesyri, un jugador peligroso que no está teniendo su mejor inicio temporada, pero que es la mejor arma goleadora de Marruecos. Con espacios, por su velocidad, puede ser un quebradero de cabeza.