Las mascotas de otros Mundiales, protagonistas en la inauguración

EFELas mascotas de otros Mundiales, protagonistas en la inauguraciónLas mascotas de otros Mundiales, protagonistas en la inauguración

FÚTBOL: MUNDIAL 2022

Arranca el mundial de la discordia: Qatar 2022

El primer mundial de fútbol que se jugará en invierno arranca perseguido por la polémica, las muertes de trabajadores, las dudas de amaños y los derechos humanos

Llegó el día. Qatar 2022 alza su telón en lo que será el primer mundial de fútbol que se juegue en invierno. La polémica por el cambio de fechas no es la única y es que en Qatar, durante la construcción de estadios, villas, y demás estructuras para albergar el mundial han muerto más de 6.500 personas, según recogía ‘The Guardian’.

Algunas ONG como Human Right Watch o Amnistía Internacional han denunciado las condiciones laborales de trabajadores de India, Pakistán, Nepal, Bangladesh o Sri Lanka, muchos de los cuales habrían fallecido a lo largo de los últimos diez años. Sin embargo, Qatar resta importancia a estas muertes asegurando que con más de 350.000 trabajadores, la estadística es “proporcionados respecto al tamaño de la fuerza laboral migrante”.

Las críticas no solo quedan aquí y, con la COP27 celebrándose en Egipto, organizaciones como Carbon Market Watch han denunciado que este mundial generará 3,6 millones de toneladas de CO2, contra los 2,1 millones de Rusia 2018 debido a los aires acondicionados que habrá que tener siempre en funcionamiento debido al calor del clima desértico. Además, denuncian que, la huella de carbono será ochos veces superior y es que ponen en duda que los estadios construidos ‘exprofeso’ se vuelvan a utilizar en un país de tres millones de habitantes y sin una gran liga.

Los derechos humanos

Pero la gran crítica de este mundial no es el impacto climático que pueda tener o los miles de muertos, la crítica son los derechos humanos. 

El país lleva envuelto en la polémica desde que se designó como sede del mundial por sus tradiciones y normas religiosas y culturales que en muchos casos están cerca de constituir una violación de los derechos humanos. En general, se recomienda vestir cubriendo los hombros y que los pantalones lleguen por debajo de las rodillas, está restringido el consumo del alcohol, no son bien vistas las muestras de afecto entre parejas y es mejor no quedarse mirando a la gente o fotografiarla sin permiso.

Según The Times, la venta de cerveza en las proximidades de los estadios estará prohibida durante el Mundial, después de que FIFA accediese a la exigencia del país anfitrión, decisión que no ha gustado a patrocinadores del evento como Budweiser.

En un primer momento se había anunciado que se iba a habilitar "áreas adicionales" en las que "habría bebidas alcohólicas disponibles” y que estos puntos estarían dispuestos en las inmediaciones de los estadios, donde se venderá alcohol únicamente durante las tres horas previas al arranque de los partidos y la hora posterior a la finalización de los mismos.

Pero esto sentaría un vacío legal ya que la legislación catarí establece que "es un delito beber alcohol o estar ebrio en público” y puede suponer una pena de prisión de hasta seis meses o una multa de alrededor de 800 euros. Asimismo, fumar está prohibido en todos los espacios públicos, incluidos museos, clubes deportivos, centros comerciales y restaurantes.

Lo que desde Qatar venden como un gran síntoma de ‘urbanidad’ es que escupir en la calle o tirar basura al suelo está sancionado, además de no tolerar ninguna droga. Parecen pocas las ventajas frente a los inconvenientes que los visitantes y ciudadanos tendrán que hacer frente para ver un partido de fútbol.

Pero el gran problema del país es la ‘homosexualidad’. Qatar considera que ser homosexual es una enfermedad mental como aseguró el embajador especial de Qatar para el Mundial de fútbol, Khalid Salman, y además está perseguido por la ley.

Las penas que impone Qatar varían entre uno y tres años de presión por tener relaciones sexuales entre hombres pero, la organización del Mundial así como FIFA “han salido en defensa de los derechos LGTBI” asegurando que las personas LGTBI que viajen a Qatar durante el Mundial no sufrirán consecuencias legales - el portavoz del Mundial, Naser Al Jater, aseguró a CNN que podrán acudir al Mundial "como aficionados de un torneo de fútbol"- y se podrán lucir banderas arcoíris en los partidos de fútbol.

Algo que choca frontalmente con las últimas informaciones en las que se afirma que Alemania podría ser sancionada si luce en su brazalete de capitán la bandera LGTBI. Problema que a su presidente Bernd Neuendorf afirmó no preocuparle y estar “bastante dispuesto a aceptar una multa. No es una declaración política, sino una declaración en favor de los derechos humanos”.

Además, Neuendorf, aseguró que no descarta más acciones de carácter sociopolítico de los jugadores de la selección alemana durante el torneo en Qatar ya que la acción del brazelete muestra la oposición "contra el racismo y el antisemitismo" y "la defensa de los derechos de la mujer y los derechos humanos en general” en un país que apenas los respeta.

Alemania está siendo la selección más crítica de cuantas disputarán el Mundial y Hansi Flik, su seleccionador, también se ha posicionado contra la celebración en Qatar reconociendo que no es un torneo para los aficionados dado los problemas que está habiendo.

"Tengo muchos conocidos a los que les encantaría volar a Catar, pero se abstienen de hacerlo por muchas razones. Porque no pueden permitirse los precios exorbitantes, porque la situación es inaceptable para los homosexuales, porque hay violaciones de los derechos humanos, porque las minorías están marginadas…”.

Más críticas

Se echan en falta más selecciones que haya sido críticas con la celebración del Mundial en Catar y más cuando el presidente de FIFA cuando se eligió la sede -Joseph Blatter- reconocía que “fue un error” y además aprovechó para criticar al actual presidente del organismo del fútbol internacional tras haberse mudado a Qatar.

"El presidente de la FIFA debería estar a cargo. Por ejemplo, hay una propuesta para crear un fondo para los trabajadores fallecidos y sus sobrevivientes. Qatar dice que no. ¿Qué debería decir la FIFA ahora cuando su presidente está en el mismo barco que Qatar?", se cuestionó Blatter.

Las federaciones de fútbol de Alemania, Bélgica, Dinamarca, Inglaterra, Holanda, Noruega, Portugal, Suecia, Suiza y Gales escribieron una carta abierta al actual presidente Gianni Infantino pidiendo que se respeten los derecho humanos así como apoyando el fondo de compensación para los trabajadores inmigrantes en Qatar. "La FIFA se ha comprometido en repetidas ocasiones a dar respuestas concretas sobre el fondo de compensación para los trabajadores inmigrantes y el concepto de un centro de trabajadores inmigrantes que se creará en Doha y seguiremos presionando para que se cumplan”.

Mientras tanto, Infantino, viviendo en Qatar, pidió a estas federaciones que "no permitan que el fútbol se vea arrastrado a todas las batallas ideológicas o políticas que existen” y en la apertura del mundial, el mismo presidente ha tachado a Occidente de hipócrita por criticar la sistemática violación de derechos humanos en el país anfitrión.

"Por las cosas que los europeos han hecho al mundo durante los últimos 3.000 años deberían estar disculpándose otros 3.000 antes de empezar a dar lecciones morales a la gente”, aseguraba el presidente mientras criticaba la hipocresía de algunas empresas que han trabajado en Qatar y nunca denunciaron estas violaciones por suponer “una pérdida de rentabilidad económica y de beneficios”.

Además, para cerrar su discurso, el presidente de FIFA aseguró que alberga “sentimientos muy poderosos. Hoy me siento catarí, me siento árabe, me siento africano, me siento gay, me siento discapacitado, me siento un trabajador migrante", ha asegurado antes de matizar que se trataba de una expresión de empatía.

"Por supuesto que no soy catarí, árabe, africano, gay, discapacitado o trabajador migrante. Pero me siento como ellos porque sé lo que significa ser discriminado y acosado como extranjero en un país extranjero", ha indicado

En España nunca ha habido grandes críticas a la celebración del mundial en Qatar y al ser preguntado el seleccionador ha eludido responder asegurando que sí, que “al país le envuelven una serie de situaciones conflictivas, pero depende en lo que te quieras fijar: si te quieres fijar en las cosas que se intentan cambiar hacia una sociedad más justa o si te quieres centrar en los problemas”.

Hector Bellerín, futbolista en activo del Fútbol Club Barcelona, ha sido de momento el más claro hasta la fecha en cuanto a las críticas sobre este mundial en un gala de premios de la revista ‘GQ’.

“Como futbolista, que hay alguno otro por aquí, el estar aquí hoy significa no estar en Qatar, en la selección y no formar parte de ello”, ha iniciado, para después hacer referencia a los fallecidos en las obras, “no sé si lograría disfrutar de la carga de 6.500 personas que han muerto en el proceso de, simplemente, un Mundial de fútbol”, ha razonado.

“Personas de países como Pakistán, Bangladesh, la mayoría hombres de 30 a 40 años, que lo único que buscaban era una vida digna para ellos y para sus familias”, ha señalado.

Bellerín ha asegurado que el fútbol, “como siempre”, vuelve a ser “el reflejo de nuestra sociedad”. “De la avaricia, del egoísmo, de que no hay límite y seguimos agrandando todas esas cosas que nos separan. Y eso solo lleva al desencuentro y a la desigualdad”, ha añadido.

Coincide esta última frase con la columna de opinión ‘Las Pesquisas de Marcello’ en la que se aseguraba que “el Mundial de Qatar estaba considerado como bálsamo de Fierabrás que iba a entretener, haciendo olvidar tensiones políticas, económicas y sociales de nuestro tiempo. Lo que, sumado a las fiestas de Navidad, nos daba una ‘tregua’ de mes y medio, para olvidar los graves y serios problemas que están sufriendo los ciudadanos de todo el mundo” pero esta visión parece alejada de la realidad.

Fútbol

Sobre el fútbol, el que debería ser el principal protagonista también hay mucho que añadir. Una fase de grupos a priori sencilla para las grandes selecciones candidatas como Argentina, Brasil, Francia o Inglaterra. Y una disputada primera plaza en el grupo E entre Alemania y España, harán las delicias de los aficionados.

A priori, y según las casas de apuestas Brasil es la gran favorita para hacerse con el Mundial. Cinco entorchados la avalan y sus espectacular ataque coral con futbolistas como Neymar, Vinicius, Rodrygo o Raphinha hacen que la 'canarinha' pueda sumar su sexto mundial, 20 años después de levantar el último.

Argentina, en el que sea el más que probable adiós de Messi a la albiceleste sueña con encumbrar al delantero del PSG y regalarle el mayor éxito posible a nivel de selecciones, máxime después de ganar la Copa América en 2021 y romper una racha de 28 años sin levantar ningún título.

Francia, como tercera favorita, iba a contar con el tridente Mbappé, Benzema y Griezmann para revalidar el título de 2018 pero la falta de experiencia internacional de jugadores como Tchouamení, Camavinga, o Fofana podría lastrar a les bleus, añadido a la lesión de última hora del Balón de Oro, su futuro en la competición parece incierto.