MUNDIAL DE QATAR

Arde el vestuario de Bélgica

La selección dirigida por Roberto Martínez es un polvorín: broncas que casi llegan a las manos, acusaciones cruzadas y varios jugadores que no se hablan desde hace tiempo. Courtois y Hazard salen al paso de los rumores: "No ha habido peleas, se dicen muchas mentiras"

Arde el vestuario de Bélgica

EFEVarios jugadores belgas, abatidos tras la derrota mundialista ante Marruecos

Bélgica está contra las cuerdas en el Mundial de Qatar, tras cosechar dos decepcionantes actuaciones en el Mundial ante Canadá, a la que solo pudo ganar por 1-0, y Marruecos, ante la que cayó por 0-2. Los 'Diablos Rojos' se lo juegan todo para acceder a octavos de final ante Croacia el próximo jueves, pero atraviesan un mal momento en el terreno de juego, al que se suma un vestuario en el que saltan chispas debido a los graves problemas internos imperantes, con acusaciones cruzadas, broncas que casi llegan a las manos y varios jugadores que no se hablan desde hace tiempo.

Ante esta delicada situación, dos de los pesos pesados en la selección belga, Eden Hazard y Thibaut Courtois, han dado la cara este martes para negar que haya división interna en el vestuario tras el incendio provocado a raíz de la derrota ante Marruecos en el Mundial.

"No ha habido peleas. Tuvimos una reunión todos los jugadores con el cuerpo técnico y nos dijimos a la cara lo que pensamos. Todos estamos unidos. Se escuchan cosas que no son ciertas. Es un momento complicado por la derrota, pero todos estamos dispuestos a trabajar juntos", ha afirmado el delantero belga en una tensa  rueda de prensa. "Lo que se ha escrito no es verdad", agregó el portero, apelando a "jugar como si fuera el último partido".

Los dos jugadores del Real Madrid han sustituido en la rueda de prensa a Yannik Carrasco y a Jan Vertonghen, dos jugadores con menos experiencia internacional, ante los medios de comunicación ante el momento delicado que vive la selección. Hazard reconoció que atraviesa "uno de los momentos más difíciles de su carrera" en la selección, pero expresó su confianza en seguir avanzando: "No creo que vaya a ser mi último partido con la selección, creo que vamos a ganar y vamos a llegar muy lejos".

El delantero también ha señalado que la reunión pudo servir para aclarar malentendidos que hayan podido surgir de declaraciones de unos y otros y evitó tomarse como una crítica las palabras de Kevin de Bruyne asegurando que Bélgica ya no gana porque son muy viejos. "No lo dijo en serio, quería decir que somos más viejos que hace cuatro años. He hablado con él y no había ninguna mala intención. Kevin confía en el grupo, si no, no estaría aquí", señaló.

Hazard también negó que hubiera discusiones en el vestuario tras la derrota contra Marruecos: "el único que habló fue el seleccionador", dijo el jugador, una versión que corroboró Courtois.

"Yo fui el primero en entrar en el vestuario. Estaba muy enojado. Pasé allí 20 minutos y no pasó nada. El entrenador habló un momento y eso fue todo. El problema es que se dicen demasiadas mentiras", añadió el portero.

Según varios medios en las últimas horas, Bélgica vive una situación que es prácticamente insostenible dentro del vestuario. L'Équipe informa de que la tensión estalló en el vestuario tras la derrota ante Marruecos que acabó con una fuerte discusión entre tres de las estrellas del combinado belga, Kevin de Bruyne, Eden Hazard y Jan Bert Vertonghen. La cadena belga RTL apunta que Romelu Lukaku tuvo que intervenir en una pelea entre los tres

RTL también añade que Courtois y De Bruyne no se dirigen la palabra desde hace años por motivos personales. También que los delanteros Batshuayi y Lukaku no mantienen la mejor de las relaciones y que Eden Hazard y Leandro Trossard tampoco se dirigen la palabra.

Con un ambiente así Bélgica tiene muy difícil enderezar su rumbo en el Mundial, a no ser que sus jugadores sean capaces de dejar las diferencias a un lado para tratar de ganar el decisivo partido del jueves ante Croacia y continuar con vida en Qatar.