Alexia Putellas, la cara que reivindica el fútbol femenino

Alexia Putellas ha hecho historia en esta temporada de la mano del Barça femenino. El triplete de premios conseguidos por la jugadora nacida en Mollet del Vallés va inexorablemente vinculado al éxito del equipo azulgrana, que mientras en la sección de fútbol masculino se enfrenta a un alarmante problema económico que salpica a lo deportivo, en el femenino se ha situado en la cima del fútbol mundial. El éxito de Putellas, ganadora del FIFA World Player, del Balón de Oro y de Jugadora del Año para la UEFA ha sido paralelo al del conjunto catalán, que la pasada campaña se hizo con el triplete de Liga, Copa y Champions y se convirtió en el único de la historia en poder presumir de un triplete tanto en categoría masculina como en femenina. Pero a nivel individual, lo conseguido por Putellas trasciende al deporte. Porque Putellas ya es la cara visible del fútbol femenino. De fuera de España y especialmente de nuestro país. Y la voz que reivindica los derechos que todavía no tiene.

putellas2

Alexia Putellas gana The Best

En el Balón de Oro, el premio con más trascendencia mediática de los tres, Alexia Putellas fue primera en una clasificación general en las que las también barcelonistas Jennifer Hermoso y Lieke Martens finalizaron en el ‘top 5’, con la madrileña como la segunda más votada y la neerlandesa quinta. Y en The Best, Putellas finalizó primera y Hermoso tercera después de que cuatro de las 13 nominadas al premio fueran azulgranas.

La consecución del Balón de Oro por parte de Putellas, el segundo conquistado por un jugador nacido en España después del que ganó Luis Suárez como jugador del Barça en 1960, ha disparado el valor económico de las apariciones publicitarias de la delantera española, cuya cotización se ha triplicado desde que consiguió el trofeo del ‘balón dorado’.

Sus representantes aseguran sin embargo que la intención de la atacante española es la de mantener con los nuevos patrocinadores la filosofía que había mantenido hasta ahora con los anteriores anunciantes. Acuerdos a medio o largo plazo que no la conviertan en una ‘mujer anuncio’ y que la permitan seguir centrada en el aspecto puramente deportivo.

Putellas quiere seguir haciendo historia dentro del terreno de juego y se paso, seguir reivindicando el fútbol femenino. Sus declaraciones al recoger la Creu de Sant Jordi, máxima distinción de la Generalitat "por su ejemplaridad como representante del deporte femenino de primer orden" fueron muy claras. "El verdadero triunfo llegará cuando exista igualdad de oportunidades entre niños y niñas en el mundo del deporte", afirmó la jugadora azulgrana.

Con sus recientes galardones, la catalana está indudablemente contribuyendo a ello. Porque ni la retransmisión de LaLiga Iberdrola por televisión, ni los derechos laborales firmados por contrato con la RFEF, ni la esperada aparición del equipo femenino del Real Madrid, para generar una rivalidad Barça-Madrid de la que el fútbol femenino espera sacar tajada, están siendo tan importantes como Putellas. La catalana está consiguiendo dar voz a todas sus compañeras, a todas las futbolistas españolas. En casa y fuera porque fueron más de cincuenta los medios extranjeros que solicitaron una entrevista con ella después de que ganara el Balón de Oro.

En la ceremonia de entrega, además de acordarse de su padre (“Por quien hago todo”), fallecido cuando ella tenía 18 años, Putellas dejó otra frase reivindicativa que se escuchó en todo el mundo: “No hay excusa para que todo el mundo tenga el derecho a poder soñar con ser futbolista y hacerlo con condiciones dignas para ser profesional".

La futbolista que a los 7 años recibió las burlas de sus compañeros de equipo, todos ellos niños, cuando llegó al Mollet, lo que llevó a sus padres a inscribirla en el Sabadell femenino, espera que las niñas no pasen hoy por lo mismo. Y que las que ya han llegado a la elite, puedan disfrutar de los derechos prometidos. Putellas, que llegó con 12 años al Barça y pasó por el Espanyol y el Levante antes de regresar en 2012 a una entidad azulgrana ya profesionalizada en la sección femenina, es hoy la mejor jugadora del mundo. Y la cara visible de un fútbol femenino que reclama su sitio.

Sobre el autor de esta publicación