Televisión

Pesadilla... en la mierda

'Pesadilla en el paraíso' es un sucedáneo barato de 'Supervivientes' cuyos concursantes viven encerrados en una granja, ridiculizados hasta límites insospechados y obligados a superar pruebas tan repugnantes como la de meter la cabeza en una urna repleta de boñigas y orines de animales para conseguir la inmunidad

La repugnante prueba de inmunidad de la última gala de 'Pesadilla en el paraíso'

TWITTERLa repugnante prueba de inmunidad de la última gala de 'Pesadilla en el paraíso'

No todo vale, ni en televisión ni en ningún sitio. Lo último que podemos perder en esta vida es la dignidad y, lo que es más importante, jamás deberíamos consentir que alguien juegue con la dignidad de otros. Por eso, resulta indignante ver como Telecinco abusa de los concursantes de Pesadilla en el paraíso. Qué tipo de mente enfermiza, qué clase de persona es capaz de idear pruebas tan repugnantes como la de meter la cabeza en una urna repleta de boñigas y orines de animales para conseguir la inmunidad semanal. Hay límites infranqueables y la decencia es una de ellas.

La cadena de la ex margarita, que no vive su mejor momento, al permitir este tipo de vejaciones actúa de mamporrera de una productora que se cree cómica, clarividente e ingeniosa. Por fortuna, el estreno de Pesadilla en el paraíso les ha salido por la culata y, a estas alturas, agoniza. Está muerto en vida. Los responsables de programación, conscientes del fiasco, han cambiado la parrilla para que sea Joaquín, el novato de Antena 3 el que le dé la puntilla a un programa que desde el principio arrancó con mal pie. Primero iba a ser un programa grabado (con dos semanas de decalaje) sin gala en directo, luego surgió el tema de la gala y ahora, a la desesperada, como no encuentran la fórmula del éxito, el programa presentado por Carlos Sobera y Lara Álvarez se aferra al directo. Como si esa fuera la fórmula del éxito.

El éxito señores, llega sí o sí con productos de calidad, bien hechos, bien producidos y que entretengan. Supervivientes es un claro ejemplo. Lo que no se traga nadie es un sucedáneo barato de Supervivientes encerrados en una granja y ridiculizados hasta límites insospechados. Si la fórmula ya falló en la cadena con la que compiten y con Terelu como presentadora. ¿Qué esperaban? ¿Acaso creen que la mierda les salvará de la debacle?

Para los neófitos, recordemos que hace una semana las mentes pensantes de Pesadilla en el paraíso obligaron a cuatro concursantes (sus nombres dan igual) a meter la cabeza en una urna llena de heces de animales para ganar la inmunidad, una prueba que parece que han bautizado como Esencias del campo y que en su estreno la utilizaron para el primer duelo de nominados.

'Pesadilla en el paraíso' sacó a su primer nominado tras una prueba de mierda

TWITTER_'Pesadilla en el paraíso' sacó a su primer nominado tras una prueba de mierda

Anoche rizaron el rizo. Otros cuatro concursantes se vieron obligados a meter la cabeza en la urna repleta de mierda y como todos aguantaron el hedor más de lo esperado, pasada media hora, los abusadores decidieron rociarles la cabeza con agua estancada y todos sus residuos. Al ver que ninguno se daba por vencido, volvieron a lanzarles más cubos con “heces recientes” como apuntaba Lara Álvarez.

“Han pasado 45 minutos. ¡Qué capacidad de aguante!” recalcaba la presentadora al tiempo que pedía a sus compañeros que volvieran a llenaran la urna con más agua estancada. Ninguno de los concursantes se dio por vencido. Soportaron estoicamente las vejaciones y cuando ya llevaban 60 minutos respirando mierda, la organización decidió regalar la inmunidad a los cuatro concursantes.

Mucha necesidad económica deben tener los concursantes para normalizar un trato vejatorio de este calibre. Lo cierto es que este tipo de comportamientos de matón de barrio de los ideólogos de Pesadilla en el paraíso dice más de ellos que de los que soportan el abuso, la humillación y la burla. Por supuesto, deja en evidencia el desconcierto que reina en Mediaset.