Olivia Newton-John, 30 años conviviendo con el cáncer

La actriz cohabitó media vida entre médicos y dolorosos tratamientos, para aliviar el dolor tiró de marihuana terapéutica, el beneficio obtenido la llevó a fundar su propia empresa, Amazon Herb Company

Olivia Newton-John en 'Grease'

Olivia Newton-John en 'Grease'

“No sé quién sería ahora mismo sin el cáncer. Veo mi vida como un viaje, la enfermedad me dio un propósito, una forma de hacer las cosas y me enseñó mucho acerca de la compasión".

Olivia Newton John vivió casi 30 años de la mano del cáncer, enfermedad que le fue diagnosticada en tres ocasiones. Nunca quiso hablar en términos bélicos, rechazaba conceptos como batalla, pelear, ganar etcétera. Ella siempre dijo que su relación con la enfermedad era un modo de vida que la convirtió en la persona que era. Lo cierto es que a ella no le hubiera gustado leer cosas como “al final perdió la batalla”, “el cáncer ganó” etcétera. Como anunció la familia: “tras un viaje de 30 años, Olivia Newton John falleció como consecuencia de su tercer cáncer de mama rodeada de su familia y amigos en su rancho de California”.

La actriz, la dulce Sandy Olsson para toda una generación, convirtió a la enfermedad en su mejor compañera, aprendió a vivir con la misma incertidumbre que el resto de los mortales. “Psicológicamente es mejor no tener idea sobre el tiempo que me queda, quiero no pensar y vivir al máximo". Ella lo tenía claro y así de tajante se mostró en 2019 una entrevista para la televisión australiana el día que anunció que el cáncer había regresado a su vida por tercera vez. “Todos tenemos una cantidad finita de tiempo en este mundo y lo que tenemos que hacer es estar agradecidos por ello", añadió.

El primer diagnóstico llegó en 1992, poco después de la muerte de su padre, un ex espía del MI5. El segundo, en 2013, tras la muerte de su hermana mayor. Sufrió un accidente de tráfico y durante las revisiones se enteró de que volvía a tener cáncer. El tercero se presentó cuatro años más tarde, en 2017. Esta vez el compañero de viaje aterrizaba con toda la violencia posible, tenía cáncer de pecho en fase cuatro con metástasis en los huesos. A ella poco le importó, convivió con él, incluso tuvo que aprender a caminar de nuevo cuando la enfermedad se propagó y se fracturó la base de la columna. "Estaba tan débil. Tenía un andador, un bastón y muletas, pero ahora estoy caminando". Ni siquiera este virulento compañero de vida impidió que la actriz participara en los actos organizados para celebrar el 40ª aniversario del estreno de Grease de la mano de John Travolta, “su compañero del alma”.

Vendedora de marihuana

Olivia Newton John cohabitó media vida entre médicos y dolorosos tratamientos. Se convirtió en una activista y para apoyar la investigación y mejorar la vida de los enfermos fundó el Olivia Newton-John Cancer Wellness & Research Center en Melbourne y participó en el libro-CD Liv On, una colección de canciones y letras originales suyas y de Beth Nielsen Chapman y Amy Sky cuyo objetivo era “llevar la música a aquellos que están atravesando situaciones de pérdida y dolor”. Los beneficios de este proyecto se destinaron íntegramente a la investigación del cáncer.

Para aliviar el dolor tiró de opiáceos. Así se convirtió en toda una especialista de la marihuana terapéutica, una droga a la que le inició su marido, John Easterling. "Al principio estaba nerviosa, pero pude ver los beneficios en cuanto empecé a tomarla. Ayuda con la ansiedad, ayuda a dormir y sobre todo ayuda con el dolor", explicaba la actriz.

El beneficio obtenido le llevó a fundar su propia empresa, Amazon Herb Company, para vender marihuana medicinal. El cannabis lo cultivaba en una plantación que tenía en la parte trasera de su rancho de California, apoyada por su hija Chloe que también posee otra granja de marihuana en el estado de Oregón.

En su último viaje con el cáncer, la actriz decidió alternar la medicina tradicional con el aceite de cannabis, además de otorgarle un mayor espacio a otros remedios naturales. "La gente tiene esta visión de los años 60 de los consumidores que apenas pueden sostenerse cuando están drogados", confesó la actriz cuando anunció su decisión. "Pero no se trata de eso. Esta planta es una planta curativa. Creo que necesitamos cambiar la visión de lo que es porque me ayudó mucho y me ayuda con el dolor y la inflamación", añadió.

Antivacunas

Entonces llegó la pandemia. La actriz apareció débil y muy deteriorada junto a su hija Chloe. Juntas, en una entrevista con The Herald Sun, confesaron que no se iba a vacunar del covid-19. La actriz, con un hilo de voz, no dio muchas explicaciones. “En este momento no lo voy a hacer”, afirmó.

Su única hija, Chloe, fruto de su matrimonio con el actor y bailarín Matt Lattanzi con el que estuvo casada de 1984 a 1995, llevó la batuta de la entrevista para hablar en su nombre y en el de su madre. “No soy antivacunas, lo que pasa es que estoy en contra de poner mercurio y pesticidas en mi cuerpo, que se encuentran en muchas vacunas. Para mí, la medicina real es la que proviene de la tierra. Creo que la gente confía en las vacunas porque el médico dice que son seguras, yo solía hacerlo. Si hubiera tenido la oportunidad de tomar hierbas y plantas cuando era bebé en lugar de que me inyectaran toxinas, lo habría hecho".

Chloe continuó con sus polémicas declaraciones en presencia de su madre. "La medicina natural es la fiesta a la que pertenezco. No soy republicana, no soy demócrata. ¿Qué haces cuando no entras en la caja? ¿Cuándo eres vegana, cultivas cannabis, defiendes los derechos LGBTQ, eres budista y no estás de acuerdo con las vacunas?”.

Con todos los famosos subiendo fotos de sus vacunaciones a las redes sociales, la confesión de Olivia Newton-John provocó un tsunami de críticas. Inolvidable aquel que recordó que “uno de sus antepasados ganó un premio Nobel de física (refiriéndose a Max Born, su abuelo materno que es considerado como uno de los precursores de la mecánica cuántica) y ellas olvidaban lo que la ciencia ha hecho por la salud mundial”.

Como siempre, el ágora cibernética alimentando broncas desde el prejuicio. Un año después, aquellas declaraciones rezuman tristeza y resignación. “En este momento no lo voy a hacer”. Probablemente, Olivia Newton-John ya sentía que su viaje estaba a punto de finalizar.