Literatura

'Ni luz ni llanto', la escritura desnuda de María Cureses

La vida en la frontera norte de México, en Ciudad Juárez, donde las mujeres son desaparecidas entre el silencio que el miedo provoca en una ciudad sin ley contralada por las mafias de narcos y traficantes de personas

María Cureses, autora de Ni Luz ni llanto

La umbría y la solanaMaría Cureses, autora de Ni Luz ni llanto

Cortado. Seco. Agrio. Pesado. Doloroso. Frío. Sabemos de Ciudad Juárez, México. Sabemos de las mujeres desaparecidas, abusadas, muertas. De las mafias que las chupan de un mundo y las meten en el no-mundo o las llevan, al fin, a dos metros bajo tierra. Esa la que tiene suerte y no queda como alimento de zopilotes. María Cureses disecciona en Ni luz ni llanto es mundo fronterizo, donde es mejor tomar o fumarse que ver.

Cureses traza en 173 páginas -editadas por La umbría y la solana- una historia sencilla: una chica, Susy, que, como muchas, se convierte en fantasma. Un dolor rotundo y perenne que aturde a su madre y aloca al hermano. La búsqueda de una desaparecida. Eso es la novela. La búsqueda de la nada en un mundo donde todos saben y nadie quiere saber.

Ni luz ni llanto, de María Cureses.

Ni luz ni llanto, de María Cureses.

La Policía compinche, las mafias que mercan con mujeres, drogas, esclavos... En el desierto, que eso es el Ni luz ni llanto: caminar por el desierto, porque Cureses ahorra todas las palabras que puede y debe, porque Cureses necesita lo que necesita y no se enreda en literaturas que distraen.

El libro recibió en 2021 el XXXII Premio Torrente Ballester de Narrativa en Lengua Castellana. Pero vio la luz en agosto. No es fácil digerirlo, porque quema como el alcohol puro, es áspero con la tierra que todo lo impregna y duele como guijarro en zapato.

Ni luz ni llanto es de esas novelas que llegan a la mano de uno porque hay gente que lee bien, que lee para otros. Está el libro ahí, entre otros, en la librería Amapolas en Octubre (c/Pelayo, 60), y si no es porque Laura o Lana te lo dan, te lo cuentan con los ojos y dos frases, pasaría uno de largo.

Cureses, nacida en León, domina el lenguaje de manera brillante. Cada frase es fuerte; tan fuerte como sensible; es despiadada a veces, dolorosa siempre. Dulce entre el sabor a salitre, sangre y tequila. Ni luz ni llanto es un relato de la derrota de antemano, y de la dignidad de después. De la necesidad de saber a ciencia cierta, aunque ya se sepa todo.

La búsqueda, la lucha, la culpa por saber y no actuar ante lo inevitable. La venganza y el orden. La muerta en orden, con su cruz rosa y su muerte y un lugar para rezarle. Aunque sea eso.


Más en: Área Libros

Sobre el autor de esta publicación

Fernando Mas Paradiso

Historiador y Máster en Historia. Inició su carrera como periodista en el diario El Mundo (España) en 1989, donde ejerció como redactor, jefe de sección, redactor jefe, corresponsal en Londres y subdirector de www.elmundo.es en dos etapas. En 2014 modificó su rumbo profesional. En 2016 fundó El Independiente. Tras dos años en el proyecto se lanzó a la consultoría de medios. Nació en Montevideo (Uruguay) en 1966 y reside en España desde 1976.