Los primeros títeres de la Bruja Avería y los Electroduendes, objeto de museo

El Ayuntamiento valenciano de Albaida ha adquirido el legado del titiritero Alejandro Milán, entre cuyos fondos se encuentran marionetas tan famosas como la Bruja Avería y los Electroduendes, integrantes del programa de Televisión Española La Bola de Cristal.

Según ha informado el Ayuntamiento, la parte que ahora se presenta son los muñecos originales de la Bruja Avería, la Bruja Truca, Maese Sonoro, Maese Cámara y Hada Vídeo, que formarán parte del fondo del Museo Internacional de Títeres de Albaida (MITA).

"Hablamos de las piezas originales -señala el Ayuntamiento-, las primeras que salieron en pantalla en aquel mítico programa de televisión de los años ochenta" del siglo pasado que dirigió Lolo Rico y presentó Alaska con la participación, entre otros artistas y colaboradores, de Kiko Veneno, Pedro Reyes o Pablo Carbonell.

En los próximos meses se llevarán a cabo los trabajos de restauración de estas marionetas y una vez finalicen estas tareas, la Bruja Avería y los Electroduendes pasarán a formar parte de la exhibición permanente de marionetas del museo.

Las mismas fuentes han recordado que Alejandro Milán, de origen cubano, dio vida a muchos títeres de la radiotelevisión pública desde los años sesenta, y fue un referente internacional en el mundo de los títeres, tanto en su confección como en su manejo frente a la cámara.

"Desde Albaida queremos agradecer tanto a él como a sus familiares que se decantaran por el MITA para conservar y difundir su obra. Ha sido un proceso largo y apasionando para poderlo conseguir", ha asegurado el alcalde, Josep Albert.

Según la directora del MITA, Júlia Rodríguez, "estamos frente a una colección imprescindible para poder entender la historia de los títeres televisivos" en España y ahora toca ensalzarlas, estudiarlas y acometer los trabajos de restauración necesarios para "dignificar la vida que Alejandro Milán dedicó a los títeres".

En los próximos días, el Ayuntamiento de Albaida informará de cómo se ejecutará todo este proceso de restauración, así como el espacio museístico que ocuparán dentro del MITA, que sufrirá una pequeña adecuación para poder integrar a los nuevos habitantes dentro de su extensa colección.

Sobre el autor de esta publicación