Música

Caos y cabreo en el concierto de Marc Anthony en Madrid: "El peor en el que he estado en mi vida"

Las redes arden con el desastre de organización: colas kilométricas para acceder, media hora de retraso público que se perdió la primera mitad y sonido deficiente

Concierto de Marc Anthony

EFEConcierto de Marc Anthony

Caos. Esta es la palabra más usada en las redes sociales para describir lo que anoche se vivió en el concierto de Marc Anthony en el recinto de IFEMA de Madrid. Una actuación que no solo empezó con media hora de retraso, sino que además cientos de asistentes se perdieron la primera parte por las kilométricas colas de acceso.

El concierto del cantante puertorriqueño era uno de los más esperados de este verano en la capital con un aforo que se esperaba que superase las 23.000 personas, según datos del Ayuntamiento de Madrid. Sin embargo, lo que se esperaba que fuera una noche de diversión acabó convirtiéndose en una ratonera y una pesadilla para los cientos de fans que acudieron a la tercera parada de su gira "Pa'lla voy Tour".

 "El peor concierto en el que he estado en mi vida" o "Una experiencia horrible, de caos total y desorganización que no había visto nunca" son algunos de los comentarios más repetidos en las redes por parte de los cientos de asistentes cabreados ante lo que se encontraron en IFEMA.

La llegada al párking fue el primero de una larga lista de obstáculos con la que se encontraron los fans, con los accesos colapsados por coches. En segundo lugar colas interminables, de hasta tres kilómetros, a pie para poder entrar al recinto, lo que provocó que muchos de los asistentes se perdieran la mitad de la actuación, pese a que empezó con media hora de retraso, a las 22.30 horas en lugar de a las 22 horas.

Aquellos que tuvieron la 'fortuna de entrar' se encontraron con otra desagradable sorpresa: unas pantallas bajas en las que no se veía nada y un sonido muy deficiente para un concierto de esta categoría que hacía que la música del cantante se oyera de manera distorsionada.

Tal era el desastre de actuación y en vista de la odisea vivida para acceder al recinto que hubo una verdadera estampida a tres minutos del final para 'escapar' de IFEMA y evitar nuevas aglomeraciones en las salidas.

Sobre el autor de esta publicación