Amplio dispositivo de seguridad para Festival de Cine de Cannes ante la amenaza terrorista

Este año, en Cannes se habla sobre todo de seguridad. La amenaza terrorista, cristalizada en los atentados del pasado noviembre de París (130 muertos), ha puesto en estado de máxima alerta a las autoridades francesas, cuyo ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, supervisó ayer en persona los preparativos. Un equipo de artificieros supervisará cada día el Palacio de Festivales para detectar explosivos, y cientos de policías participarán a diario en un dispositivo que Cazeneuve califica de “excepcional” ante “un riesgo más elevado que nunca”.

Amplio dispositivo de seguridad para Festival de Cine de Cannes ante la amenaza terrorista

cannes

El diario local "Nice Matin" titulaba el martes en portada con un contundente "Alta seguridad" a toda página.

El paseo de la Crosiette, por donde se paseaba rodeado por escoltas el presidente del Paris Saint-Germain, Naser al Khelaifi- nunca ha sido el lugar más amable para caminar durante el certamen, pero las medidas de seguridad amenazan con hacer la vida aún más complicada a los viandantes. Pese a todo, la presencia policial no es aún ni mucho menos agobiante. Alain Brouchier, un vecino de Cannes, se muestra convencido de que "hay más Policía, pero escondida". A su lado, su mujer, Larissa Brouchier, asiente para corroborar: "Es una seguridad discreta...". Recuerdan que hace menos de cinco años su ciudad acogió sin problemas la reunión de los presidentes de los mayores países del mundo, el G-20, y que este año, "aunque siempre hay un riesgo", se sienten igual de seguros.

Cualquier precaución parece poca: son las cuatro de la tarde cuando una alarma comienza a sonar en el Palacio de Festivales, núcleo del certamen, mientras una voz pide que se evacúe el edificio "rápidamente". Aunque no parece haber motivos para el pánico y la evacuación se hace de forma relativamente parsimoniosa, algunos periodistas asiáticos prefieren no dejar lugar a la duda sobre si se trata de un simulacro o una alarma real y abandonan el complejo precipitadamente. El desalojo, dicen los altavoces, obedece a "problemas técnicos", pero el espectro de la amenaza está ahí, de una manera u otra.

De camino hacia la recién instalada alfombra roja -donde a partir de mañana podrá seguir en directo a las estrellas del cine como acostumbra a hacer-, el jubilado Claude Blandet, de 77 años, se resigna: "Parece que habrá mucha Policía. Es feo, pero hay que vivir con ello y más vale no pensarlo demasiado". Junto a Blandet pasean pequeños grupos de jóvenes luciendo palmito a última hora de la tarde, como sucede en cualquier otro paseo marítimo del mundo.

Pero aquí los espectadores ya no son solo los muchachos del pueblo: puede que entre ellos ahora haya cazatalentos, directores de cine en busca de nuevos rostros o incluso algún caradura que intenta hacerse pasar por quien no es con fines más que dudosos. Porque en Cannes tampoco faltan estos días quienes tratan de aprovecharse de la acumulación de lujo y dinero para dar el golpe, como los atracadores que el año pasado se llevaron un botín de 17,5 millones de euros en la joyería Cartier poco antes del comienzo del festival. También puede que este año, con la seguridad reforzada en toda la ciudad, los cacos lo tengan algo más complicado.

Woody Allen inaugura la 69 edición del Festival

Woody Allen será el encargado de inaugurar este miércoles el Festival con "Café Society", protagonizada por Kristen Stewart, Blake Lively y Jesse Eissenberg, que serán los primeros en pisar una alfombra roja por la que pasará, por primera vez, Julia Roberts. Roberts y George Clooney son una de las parejas más esperadas en esta edición, en la que el jueves presentarán "Money Monster", una película dirigida por Jodie Foster.

Pero hay otra pareja que ha generado aún más expectación y es la de Charlize Theron y Sean Penn, que estuvieron en la última edición de Cannes como pareja porque ella presentaba "Mad Max: Furia en la carretera". Y este año vuelven, ya separados en lo personal, como director y protagonista de "The Last Face", coprotagonizada por Javier Bardem. Si posarán o no juntos en la alfombra roja es una de las preguntas sin respuesta de una edición de Cannes que estará llena de rostros famosos, que darán el "glamour" habitual a esta cita cinematográfica en la costa azul francesa.

Ryan Gosling y Russell Crowe, protagonistas de "The Nice Guys", que se presenta fuera de competición, son los rostros más esperados entre los hombres, con permiso de Justin Tumberlake, que se pasará por Cannes, al margen del festival, para presentar la película de animación "Trolls", en la que pone la voz a uno de los personajes. Y también dará espectáculo el extravagante cantante Iggy Pop, que mostrará su vida al mundo en el documental "Gimme Danger", dirigido por Jim Jarmusch, que se proyectará dentro de las Sesiones de medianoche. Ese apartado contará con la presencia de Mel Gibson, con su último trabajo, "Blood Father". Pop y Gibson pondrán la veteranía frente a la juventud de Adam Driver, el 'malo' de moda en el cine tras entrar en la saga de "Star Wars", que llegará a la competición de Cannes en "Paterson", también dirigida por Jarmusch, que hará doblete en el festival.

Igualmente en competición, Marion Cotillard, una presencia habitual en Cannes, como protagonista de "Mal de pierres", de la francesa Nicole García, que cuenta en su reparto con el español Alex Brendemühl. Tampoco suele faltar a la cita de Cannes Isabelle Huppert, que en esta ocasión es la protagonista de "Elle", el último trabajo del holandés Paul Verhoeven, que vuelve al festival francés 24 años después de presentar "Instinto básico".

Y otro que regresa al festival tras presidir hace tres años su jurado es Steven Spielberg, que presentará fuera de competición "The BFG", una película de fantasía, basada en una novela de Roald Dahl y con Mark Rylance y Rebeca Hall. Spielberg vuelve a Cannes, donde en 1974 presentó "Loca evasión", con la que ganó el premio a mejor guion, mientras que para Lily-Rose Depp Paradis es su debut. A sus 19 años, la hija de Johnny Depp y Vanessa Paradis interpreta nada menos que a la gran Isadora Duncan en "La danseuse", una de las cintas seleccionadas en la segunda sección en importancia del festival, Una cierta mirada. Una sección en la que también compite "Captain Fantastic" que tiene a Viggo Mortensen como protagonista.

En la Quincena de Realizadores, el apartado dedicado al cine más de autor, estará Gael García Bernal, como parte del elenco de "Neruda", del chileno Pablo Larraín. Su amigo y compatriota Diego Luna será uno de los rostros más recurrentes de la alfombra roja de Cannes ya que forma parte del jurado de Una cierta mirada, mientras que en el de la competición oficial estarán, entre otras, las actrices Kirsten Dunst y Valeria Golino.

Pero, como siempre en Cannes, las citas "glamurosas" no se limitan a la programación del festival. Los famosos se concentrarán en las múltiples fiestas organizadas por casas de joyas, de moda o en eventos puramente publicitarios, como el de una marca de helados, que tendrá a la modelo Kendall Jenner como principal atractivo. Un delicado equilibrio entre famoseo y cine de culto que hacen del Festival de Cannes una fiesta permanente durante 12 días, si la lluvia lo permite.