Y van tres

Sócrates, el primer ministro dimisionario portugués, tuvo que ceder ante lo que era inevitable y pedir la ayuda financiera de la UE para evitar la insolvencia del país antes de junio. Pero se ha resistido hasta el final, quizás demasiado. Sin hacer caso a las presiones discretas que recibía de los que pensaban que las […]