Entre la esperanza del crecimiento y el temor de la recesión

Volvemos de vacaciones con importantes novedades en el frente económico.

Primero las buenas.

La confianza parece haber vuelto a los mercados de Deuda Publica ,en especial para España .Las primas de riesgo ,y con ellas los tipos de interés que nos piden los mercados financieros par financiar el deficit, bajan . Nos ahorramos así bastante dinero con respecto a las previsiones y podemos salvar del recorte algunas inversiones sin aumentar el deficit.

Además ,sorprendentemente ,el crecimiento económico en Alemania ha mejorado y ahora se estima que será el 3 % anual .Casi el triple de la media de la zona euro ,el doble de Francia y muy lejos de nuestro renqueante +0,1,-0,1 %.

Las malas son que ,aparte de Alemania ,la economía europea en su conjunto sigue estancada y las japonesas y americana también.

Las primeras noticias de la vuelta al cole es que Japón tiene que lanzar un nuevo plan de estimulo presupuestario ,el enésimo ,de casi 100.000 millones de yenes para ahuyentar el fantasma de la recesion y ver si consigue debilitar su moneda ,cuya fortaleza esta dificultando las exportaciones ,única componente de la demanda en la que todavía pueden confiar para reactivar el crecimiento.

En EE.UU., Obama acaba de reconocer que el crecimiento es demasiado débil para que se pueda hablar de recuperación ,especialmente del empleo .Ben Bernanke asegura estar dispuesto a tomar de nuevo medidas “no convencionales” para sostener la economía si falta hiciera .Pero lo cierto es que dos años después del septiembre del 2008 que vio hundirse a Lethman Brothers la confianza no ha vuelto y la economía mundial se debate entre la esperanza del crecimiento y el temor de la recesion-deflación.

Como antes del verano , opiniones y las predicciones las hay para todos los gustos .El FMI ,a pesar de haber revisado a la baja las suyas ,sigue esperando un crecimiento del 2,6 % para los países avanzados y de casi el 10 % para China .Pero lo que decía Ben Bernake el pasado 10 de agosto : “el crecimiento y el empleo serán mas moderados de lo que esperábamos” se puede aplicar al conjunto de la economía mundial ,a la que acechan tres ,al menos ,riesgos importantes a los que va a enfrentarse.

El primero es el desendeudamiento de las familias ,que va a reducir el consumo .Cuando los problemas de exceso de endeudamiento afectan a las empresas ,el ajuste se realiza mas rápidamente porque cortan inversiones y reducen el empleo hasta que deforman el reparto del valor añadido en su beneficio .Pero cuando son las familias las que se han endeudado en exceso ,del orden del 80 % en la zona euro ,y por encima del 150 % en los tres países cigarras ,EE.UU.,Reino Unido y España ,se pone en marcha un circulo vicioso de reducción de las compras de viviendas y del consumo ,que disminuye el empleo ,la renta…y el consumo . Es lo que paso en Japón desde 1990 y lo que puede ocurrir ahora sobre todo con los ajustes presupuestarios draconianos aplicados en Europa.

El segundo es la fragilidad del sistema financiero y en consecuencia el lento ritmo de recuperación de los flujos de crédito .Cierto que los test de resistencia de los Bancos han ayudado ,especialmente a España a que pudiesen recibir financiación ,pero cualquier mala noticia puede provocar otra subida de los tipos de interés y restricciones del crédito .

En este sentido ,el diferencial de crecimiento que se esta instalando en Europa puede hacer que las escobas se vuelvan lanzas y que el crecimiento económico alemán ,mucho mayor que el de los demás países de la eurozona ,sea mas un problema que una solución .En efecto ,el BCE se va a ver enfrentado a necesidades de política monetaria muy diferentes de un país a otro .Dios quiera que el crecimiento alemán ,por encima del 3 %,no sea inflacionista . Si existe un peligro de recalentamiento en el otro lado del Rhin ,el BCE no tendría mas remedio que subir los tipos de interés ,que son los mismos para todos .Para las economías en pleno ajuste del sur de Europa ,como la nuestra ,eso seria fatal .Hasta ahora hemos aguantado porque tipos de interesa bajos disminuyen la carga de la deuda de familias y empresas ,pero si los tipos subieran significativamente porque así conviniese al dogma antiinflacionista del BCE ante un repunte de la inflación alemana ,la situación se nos complicaría bastante

El tercer riesgo es el de una mala elección de la política económica .En Europa hemos conseguido ponernos de acuerdo en la que hay que aplicar ,pero no estoy muy seguro que sea el buen acuerdo .El pánico creado esta primavera sobre l deuda soberana griega y después de la de otro países ha provocado un rigor presupuestario cuya generalización es injustificada desde un punto de vista de la racionalidad económica y que hará sentir sus efectos negativos sobre el crecimiento a corto plazo.

El Presidente del BCE ,a diferencia de su colega americano ,nos ha dicho que es optimista sobre el crecimiento en Europa .De su capacidad de predicción hay serias dudas porque en julio del 2008 se fue de vacaciones después de subir los tipos de interés porque “veía venir tensiones inflacionistas”.A la vuelta de ese verano se abría la recesion mas grave desde 1929 y tuvo que bajarlos a todo correr

Cuidado con los optimismos injustificados .Un banquero central optimista es alguien que no hará nada para favorecer el crecimiento ,aunque no creo que endurezca su política monetaria.

Nadie sabe por donde van a ir los tiros ni lo que va a ocurrir .Si quieren saber porque pueden ir peor de lo que esperamos les aconsejo la lectura del blog de Paul Krugman .